· Lo hallaron torturado y con un narco-mensaje en el pecho en los límites entre Aguascalientes y Jalisco

AGUASCALIENTES, AGS.- Un ex oficial de la Policía Municipal de San Juan de los Lagos fue “levantado” en Encarnación de Díaz y posteriormente fue hallado ejecutado y torturado, con un narco-mensaje en el pecho, sobre la carretera 45 Sur, cerca de la Puerta de Acceso, en los límites entre Aguascalientes y Jalisco.

Algunos sujetos acudieron a tirar el cadáver a dicho sitio y luego se dieron a la fuga sin ser detectados por los elementos que se hallaban en la mencionada Puerta de Acceso Sur.

El ejecutado fue identificado como Mauro Martínez, que fue elemento de la Dirección de Seguridad Pública Municipal de San Juan pero vivió en Encarnación de Díaz, Jalisco.

Trascendió que fue “levantado” junto con otra persona por varios sujetos armados y que viajaban en unas camionetas, la noche del domingo 24 de diciembre, tras de lo cual ya no se tuvieron noticias suyas.

El hallazgo de su cuerpo quedó al descubierto cerca de las cinco de la madrugada del lunes 25.

Amparados en la oscuridad de la noche, sicarios arribaron a los límites entre Aguascalientes y Jalisco y tiraron el cadáver para luego retirarse como si nada.

A la hora mencionada, un automovilista que transitaba por la carretera Panamericana observó un bulto a un lado de la cinta asfáltica y conforme se fue aproximando se dio cuenta que se trataba del cuerpo de una persona.

Por tal motivo, al llegar a la Puerta de Acceso Sur, donde se encontraban policías estatales y municipales, así como militares del Ejército Mexicano, les reportó lo que había descubierto metros atrás.

Los uniformados se trasladaron de inmediato al punto señalado por el testigo y confirmaron que se trataba del cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino.

Además, observaron un narco-mensaje en el pecho que textualmente decía lo siguiente:

“Para herik de teocaltiche aiteba tu policía que andaba poniendo jente atte el ruso”.

Ante esto, los elementos de Seguridad Pública procedieron a acordonar al área para cuidar el escenario de los hechos y esperar la intervención de las autoridades ministeriales.

Momentos después hicieron acto de presencia elementos de Servicios Periciales, que al revisar el cadáver constataron que presentaba una herida producida por proyectil disparado por arma de fuego en la cabeza, al parecer en la nuca, así como algunas huellas de tortura, ya que le habrían arrancado las uñas.

Terminadas las diligencias de ley, el cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley.

Entre sus pertenencias, el ejecutado no portaba ningún documento que ayudara a su identificación, por lo que fue levantado en calidad de desconocido, aunque posteriormente fue identificado y se estableció que se trataba de un ex policía municipal de San Juan de los Lagos y que habitaba en Encarnación de Díaz, donde fue privado de su libertad.