• Simultáneamente irrumpieron en las propiedades ubicadas en la carretera 45 Sur y en la comunidad Jaltomate
  • Sometieron a los dos veladores y se llevaron seis vehículos de carga

asalto-mano-armadaAGUASCALIENTES, AGS.- Dos violentos asaltos se consumaron en un par de ranchos ubicados en la carretera 45 Sur y en la comunidad de Jaltomate, perpetrados por sujetos fuertemente armados y quienes se apoderaron de seis vehículos de carga, el pasado jueves 16 de enero.

El primero de los atracos a mano armada se registró alrededor de las tres y media de la madrugada en la propiedad ubicada en la Panamericana Sur, poco antes de llegar a la comunidad Buenavista de Peñuelas.

En ese sitio se encontraba trabajando el velador Arturo Villalobos Alcántara cuando de pronto se percató del arribo de un automóvil Chevrolet Chevy, color negro, en el que viajaban cuatro sujetos.

El velador se aproximó al portón de acceso al rancho para saber qué se les ofrecía, por lo que los tipos descendieron del coche y le preguntaron por otro rancho, pero repentinamente lo amagaron con armas de fuego largas.

Los delincuentes le exigieron que les abriera y cuando lo hizo lo llevaron a una oficina, donde le ordenaron que les entregara las llaves de los camiones que estaban en el predio, apoderándose de un tráiler Kenworth, en colores blanco y azul con franjas cafés, con número económico 53, modelo 1989, con placas 998-EC1 del Servicio Público Federal, que traía una caja en color blanco con franjas en color rojo, con matrícula 926-UP4; un camión cisterna Freightliner, color blanco, modelo 2009, con placas AE-86-621, y un tercero.

Algunos de los sujetos se llevaron tales vehículos, mientras que sus cómplices subieron al velador al Chevy y se lo llevaron privado de su libertad, dejándolo abandonado poco después sobre la carretera federal 71, que conduce a Villa Hidalgo, Jalisco, tras de lo cual se dieron a la fuga.

Los ladrones lo dejaron descalzo, pese a lo cual empezó a caminar por dicha carretera hacia Aguascalientes, pero al llegar a la altura del entronque con la comunidad Cabecita Tres Marías el cansancio lo venció y cayó al piso a un lado de la cinta asfáltica.

Alrededor de las diez de la mañana varias personas pasaron por ahí y lo vieron tirado, por lo que llamaron a los servicios de emergencia pensando que había sido atropellado, pero al llegar policías preventivos y revisarlo, Arturo les informó del asalto sufrido por la madrugada, proporcionándoles las características de los camiones que los sujetos se llevaron.

Los elementos lo auxiliaron y trasladaron a la Policía Ministerial para que interpusiera la denuncia correspondiente.

El otro asalto se consumó prácticamente a la misma hora que el primero, es decir, a las tres y media de la madrugada, pero en un rancho ubicado en la comunidad de Jaltomate.

En el lugar se hallaba el velador Rodolfo Barrera López, que fue sorprendido por varios sujetos que lo amenazaron con armas de fuego largas y lo llevaron a una oficina, donde tomaron las llaves de tres camiones tipo cisterna, uno de la marca International y dos Kenworth.

Los asaltantes abordaron tales vehículos y se retiraron, mientras que otros amarraron al velador y luego escaparon.

Al amanecer, al sitio llegaron varios trabajadores, que encontraron sometido a Rodolfo, por lo que lo liberaron una vez que éste les platicó del asalto sufrido, dando parte a las autoridades a través de los servicios de emergencia.

Las características de todos los vehículos robados fueron proporcionadas a los elementos de las corporaciones policiacas para su localización, pero no habían sido ubicados.