AGUASCALIENTES, AGS.- Un vigilante de la Casa Club del Necaxa murió envenenado tras de que de manera accidental ingirió insecticida que se encontraba en una botella.

Los hechos sucedieron el jueves 2 de junio, minutos antes de las once de la mañana, en las instalaciones del equipo de futbol, ubicadas sobre el boulevard Juan Pablo II número 1301 en el fraccionamiento residencial Jardines del Lago, al poniente de la capital.

El fallecido fue identificado como Víctor Hugo Monroy, que contaba con 45 años de edad.

Él laboró en una empresa de seguridad privada que presta sus servicios tanto en dicha Casa Club como en el Estadio Victoria, durante los juegos como local del Necaxa.

Las primeras investigaciones realizadas por las autoridades revelaron que el vigilante se encontraba realizando sus actividades cotidianas cuando en determinado momento tomó una botella de plástico para beber de su contenido ya que pensó que se trataba de un suplemento.

Enseguida, se dirigió a la entrada de la Casa Club, por donde ingresan los vehículos y a su compañero Óscar, de 36 años, le comentó que le había dado un trago a la botella que tenía una sustancia blanca ya que pensó que era un suplemento.

Sin embargo, el propio Óscar le dijo que era veneno para chinches, por lo que Víctor Hugo comenzó a sentirse mal ya que se intoxicó.

Por lo anterior, Óscar solicitó ayuda a los servicios de emergencia, trasladándose a la Casa Club oficiales de la Policía Municipal y paramédicos del ISSEA en la ambulancia ECO-431 para tratar de auxiliar al vigilante, pero confirmaron que ya no presentaba signos vitales.

Por tal motivo, fue necesaria la presencia de elementos de la Dirección General de Investigación Pericial, que se encargaron del levantamiento del cadáver para su traslado al Servicio Médico Forense a fin de que se le practicara la necropsia de ley.