MUERTOS (6)ENCARNACION DE DIAZ, JAL.- Saldo de 4 muertos dejó una balacera, persecución y choque frontal en el que se vieron involucrados cuatro vehículos y en la que desafortunadamente perecieron dos víctimas inocentes originarias de Aguascalientes, mientras que otras dos resultaron lesionadas de gravedad.

Los sangrientos hechos ocurrieron el sábado 5 de septiembre, pocos minutos antes de las ocho de la noche, sobre el kilómetro 81+90 de la carretera 45, tramo Encarnación de Díaz-Lagos de Moreno, a 5 kilómetros de “La Chona”.

De acuerdo a informes obtenidos de manera oficial, todo comenzó cuando unos sicarios que tripulaban una camioneta Honda CRV color azul oxford y un automóvil Chevrolet Attitude gris, ambos con placas de circulación de Jalisco, comenzaron a seguir a un Chevrolet Chevy blanco.

Éste era conducido por Luis Ángel González Morones, de 25 años, mientras que de copiloto viajaba José Versaín Aguirre Zamores, de 27 años, ambos originarios de Encarnación de Díaz.

Las tres unidades eran desplazadas en dirección de norte a sur por la carretera 45 a exceso de velocidad y durante la persecución, los ocupantes de la CRV y del Attitude les estuvieron disparando con armas de fuego largas a los del Chevy, por lo que uno de los proyectiles hizo blanco en José Versaín, que quedó gravemente herido.

Además, los ocupantes del Attitude chocaron intencionalmente al Chevy para obligar a su conductor a detenerse, pero no lo hizo, por lo que al ver que no se detenía el Chevy, la CRV lo impactó con su parte frontal en la parte posterior.

Con el golpe, Luis Ángel perdió el control del volante e invadió el carril contrario, por lo que chocó fuertemente y de frente contra un Nissan Versa rojo con placas de circulación de Aguascalientes, conducido por Leticia Acuña Medina, que iba acompañada de sus tres hermanas, una de ellas identificada como María de Luz Acuña Medina.

Este coche era guiado de sur a norte por la misma carretera y su operadora nada pudo hacer por evitar el encontronazo con el Chevy ya que éste invadió su carril.

El impacto fue de tal magnitud, que Leticia sufrió lesiones graves al igual que dos de sus consanguíneas, mientras que la otra falleció al instante.

Además, Luis Ángel también murió a bordo del Chevy y José Versaín quedó lesionado.

Al percatarse del accidente, los sicarios de la CRV y del Attitude decidieron darse a la fuga pie a tierra hacia un monte, abandonando en el sitio estos vehículos.

En punto de las 19:58 horas se reportó el accidente a los servicios de emergencia y al lugar acudieron paramédicos de la Cruz Roja de Encarnación de Díaz en las ambulancias JAL-132 y JAL-135 así como en la unidad de rescate JAL-141, que confirmaron el deceso de Luis Ángel y una de las ocupantes del Versa rojo y enseguida brindaron los primeros auxilios a las demás víctimas.

No obstante, José Versaín, que presentaba un disparo de arma de fuego, falleció camino al hospital y otra de las mujeres del Versa también murió en el trayecto a un centro médico.

Las cuatro hermanas quedaron prensadas, por lo que se utilizó el equipo hidráulico conocido como las “quijadas de la vida” para rescatarlas.

Leticia, que quedó consciente en el Versa, sufrió fracturas de fémur y cadera y traumatismo abdominal con posible estallamiento de vísceras, mientras que una de sus hermanas, que iba en el asiento posterior y quedó inconsciente, sufrió un traumatismo craneoencefálico severo, por lo que ambas fueron estabilizadas en “La Chona” y luego trasladadas al Hospital 1 del Seguro Social en Aguascalientes, donde quedaron internadas ya que su estado de salud era delicado.

Las labores de rescate iniciaron desde las 8 de la noche del sábado y concluyeron hasta las dos y media de la madrugada del domingo.

Al lugar acudieron elementos de distintas corporaciones policiacas, que al revisar los vehículos implicados en los hechos, encontraron dentro del Chevy un arma de fuego corta calibre 9 milímetros con dos cartuchos percutidos y tres sin percutir.

Además, en la camioneta hallaron huellas de sangre y armas de fuego largas y varios cargadores, por lo que tuvieron que cerrar la circulación vehicular de la carretera desde la media noche hasta las 6 de la mañana del domingo.

La CRV presentaba un golpe en la parte frontal por haber impactado al Chevy y el Attitude daños en las puertas del lado derecho y los vidrios rotos ya que también lo colisionó.

Terminadas las diligencias correspondientes, los cuerpos de los cuatro fallecidos fueron levantados por elementos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses y trasladados al SEMEFO.