Cuando piensas en bienestar ¿qué es lo primero que se te viene a la mente? Quizás te parezca superficial, pero la gran mayoría de los mexicanos sitúa a la estabilidad financiera como el proveedor principal de bienestar.

Tener la solvencia económica para alcanzar nuestras metas y mantener una calidad de vida favorable, es la causa por la cual despertamos todos los días y asistimos ya sea al colegio o al trabajo. Querer superarnos para nada es malo, sin embargo, en algunas ocasiones por mayores que sean nuestros esfuerzos no obtenemos los resultados que estamos buscando.

Claro que puede haber muchos factores externos que estén interviniendo en nuestras metas, como el salario o el tipo de empleo, por ejemplo. Pero en su gran mayoría, las fallas son consecuencia de la mala administración en las finanzas personales. Por lo tanto, para lograr ese bienestar que buscamos, es necesario poner en marcha las siguientes acciones.

Realiza un presupuesto

¿Has escuchado de los presupuestos?, si la respuesta es sí ¿ya creaste el tuyo? Tener un presupuesto es el paso esencial para saber en qué estás gastando todo tu dinero. A través de un presupuesto contabilizas el flujo de tu efectivo y básicamente puedes realizar cambios para destinarlo a donde más te convenga.

¿Cómo hacer un presupuesto?

Para hacer un presupuesto primero debes tener presente cuáles son todos tus gastos, incluso los que son ocasionales y cuáles son todas tus entradas de dinero, por si tienes alguna otra aparte de tu salario.

Haz una tabla en donde puedas ver los gastos que realizas mes con mes y el monto que va destinado a cada uno. Al final podrás darte cuenta cuál es el porcentaje invertido en tus gastos fijos, cuál en los gastos variables y si estos superan tus ingresos. Además, considera que una parte de tus ingresos debe ir destinado al ahorro.

Reduce los gastos hormiga

¿Qué son los gastos hormigas? Nada más que aquellas pequeñas pérdidas de dinero que realizas diariamente y que posiblemente en su momento no tienen gran significado en tus finanzas personales pero en conjunto te están desfalcando. Comprar a meses sin intereses, pasar todas las mañanas por tu latte a tu cafetería favorita o tomar un servicio de transporte privado son claros ejemplos de que mensualmente los gastos hormigas están afectando tus finanzas personales.

Quizás sea difícil deshacerse de todos ellos, pero mientras puedas limitar su consumo te aseguramos que tu presupuesto se mantendrá en números positivos.

Establece metas

No nos cansamos de repetirlo, la única manera de medir la eficiencia de nuestros actos es estableciendo metas. Alcanzar el bienestar y la estabilidad económica es un claro ejemplo de dónde se quiere estar, pero para llegar ahí es indispensable trazar el camino que seguiremos.

No importa que la meta sea ahorrar para un viaje o para comprar un celular, entre más fácil sea para ti cumplir con metas simples, demostrarás que tienes la capacidad para enfrentarte a retos mayores.

Recurre a los financiamientos seguros

Nadie está exento de pasar momentos financieros difíciles, sin importar que administremos correctamente nuestros ingresos. Así que seguramente habrá ocasiones en los que recurras a la ayuda de terceros.

Muchos querrán prestarte dinero, pero no con la intención de beneficiarte. La mayoría de las veces obtener dinero de un familiar, conocido o empeñando tus pertenencias, no te garantizará la estabilidad financiera y sí te generará conflictos con tus seres queridos. Por lo que, antes de elegir, es recomendable que te dirijas a empresas altamente calificadas que cuenten con un registro y la experiencia en ofertar préstamos personales.

Tan solo Vivus México es una empresa que tiene actividades en varios países de Latinoamérica y Europa. Sus préstamos personales están diseñados para que cualquier persona pueda hacer frente a pequeñas emergencias. Son de libre acceso y se entregan en un periodo de 24 horas laborales directamente a tu cuenta bancaria.

¿Qué es lo mejor de este tipo de préstamos inmediatos? Que únicamente debes dirigirte a la página web, elegir el monto, llenar el formulario y esperar a que tu dinero sea depositado, sin salir de la casa, sin hacer filas o presentar avales.

Este es el momento para poner en marcha tu plan y lograr la estabilidad económica que te mereces y si necesitas un pequeño empujón, no olvides recurrir a Vivus México.