FH_BP210AGUASCALIENTES, AGS.- No contemplar delitos que con frecuencia son cometidos por servidores públicos y que lastiman gravemente a la sociedad como la extorsión y secuestro exprés, sobre todo cuando es cometido por agentes policiales o ministeriales; robo o fraude, que se presenta en empresas paraestatales o productivas del Estado; lavado de dinero, colindante en las investigaciones de enriquecimiento ilícito, entre otros, representa que la nueva Fiscalía Anticorrupción no tenga novedad alguna y resulte incluso una tomada de pelo, lamentó Fernando Herrera Ávila, vicecoordinador de la fracción panista en el Senado.

“Es claro que al partido en el poder no le interesa garantizar mecanismos para detectar, investigar y castigar actos de corrupción, desde la extorsión y el secuestro, hasta los fraudes de gran escala que involucran a servidores públicos de alto nivel, por lo que poco a poco es notoria la intención de `descafeinar’ cualquier iniciativa decidida y frontal”, aseguró.

En referencia a la determinación del PAN de no aprobar el nombramiento del fiscal, porque la creación del Sistema Nacional Anticorrupción está frenada por los diputados del tricolor, Herrera Ávila explicó que de nada sirve que haya titular para una Fiscalía carente de estructura, autonomía y capacidad de operación a nivel nacional.

Asimismo, expresó que la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) y el sector empresarial se han sumado a la preocupación de que esta Fiscalía pueda combatir eficazmente conductas delictivas que tienen lugar en el ámbito del otorgamiento de concesiones o permisos, la contratación de adquisiciones, arrendamientos, servicios y obras públicas, lo cual daña gravemente la competitividad del país y el libre juego de los agentes económicos, por lo que el senador aseguró que en respaldo, propondrá que se cuente con una unidad especializada, con personal ministerial, policial y pericial experto en la materia.