• Agentes ministeriales lo atraparon tras una persecución; una de las armas fue usada en la agresión a un trailero en abril en Calvillito

DETENIDO PME CON ARMAS DE FUEGO EN CALVILLITO (JOSE MAGALLANES SÁNCHEZ) (1)AGUASCALIENTES, AGS.- Tras una intensa persecución y el riesgo de un enfrentamiento a balazos, agentes de la Policía Ministerial lograron la captura de un presunto delincuente en la comunidad de Calvillito y al que le aseguraron 18 armas de fuego largas y cortas, 260 cartuchos útiles de diferentes calibres y otros objetos, entre ellos sustancias químicas altamente flamables.

Una de las armas que se le confiscaron fue utilizada en la agresión a un vecino de la población mencionada en abril pasado y el cual recibió un balazo en un brazo, por lo que tuvo que ser internado en el Hospital Tercer Milenio, aunque hasta la fecha no se ha establecido el móvil del atentado.

El detenido fue identificado como José Magallanes Sánchez, de 45 años y con domicilio en la carretera J. Guadalupe Nájera Jiménez número 1132 de Calvillito.

Fue trasladado a la Delegación Estatal de la Procuraduría General de la República (PGR) a disposición del Ministerio Público de la Federación, que se encargaría de consignarlo ante un juez de distrito acusado por el delito de violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

El pasado miércoles 21 de mayo, los agentes investigadores realizaban un recorrido de vigilancia cuando al circular por la carretera mencionada detectaron en circulación un automóvil Mazda, en color oro, con placas de circulación AEW-67-25, cuyo chofer, al percatarse de su presencia, aceleró su marcha para escapar.

Tal situación les pareció extraña a los elementos, que decidieron ir en su persecución.

Al verse seguido, el individuo se dirigió a su casa y al llegar descendió del coche, portando un arma de fuego tipo revólver en las manos.

El sujeto se introdujo a la vivienda azotando la puerta principal, quebrando uno de los vidrios, aunque quedó abierta, por lo que los agentes ministeriales, empuñando sus armas de fuego de cargo, se introdujeron al inmueble.

Al ingresar, se percataron que el tipo, que estaba en la sala, les apuntaba con el revólver que le habían visto al bajar del coche, por lo que le ordenaron que la dejara en el piso y no opusiera resistencia.

Los investigadores le advirtieron que era superado en número por ellos y que no le convenía protagonizar algún enfrentamiento a balazos, por lo que al cabo de unos instantes decidió rendirse, bajando el arma.

Los agentes lo sometieron de inmediato esposándolo y enseguida aseguraron el revólver que portaba, siendo de la marca Smith and Wesson calibre 38 especial con seis cartuchos útiles.

Después, registraron tanto la casa como el coche, encontrando en la finca dos costales con una gran cantidad de armas de fuego y en el auto, sobre el asiento del copiloto, varios tubos de cartón encintados y en el asiento posterior una sustancia química altamente flamable envuelta en papel aluminio.

Por lo anterior, dieron parte al Ministerio Público, que acudió al domicilio para dar fe de los hechos y proceder al aseguramiento de las armas y demás artículos, de lo cual se encargaron elementos de la Dirección de Servicios Periciales.

El individuo fue remitido a la Dirección de Averiguaciones Previas y al ser cuestionado sobre la posesión de las armas indicó que eran de colección, pero que no contaba con los permisos correspondientes para su portación.

Las armas que se le confiscaron fueron 8 largas: una calibre 8 milímetros; otra calibre 7.62×63 milímetros; 5 calibre .22 milímetros y una escopeta calibre 20, además de 10 cortas: 2 calibre .22; 3 calibre .38 especial; 1 calibre .32; 2 calibre 9 milímetros; una calibre 38 súper, y otra calibre 4.5 de fulminantes y munición.

También se le aseguraron 260 cartuchos: 1 calibre 30; 20 calibre .25; 20 calibre .32; 4 calibre .380; 8 calibre .9; 30 calibre .38 súper; 28 calibre .38 especial; 13 calibre .45; 24 calibre 20; 20 calibre .22; 20 calibre .7; 18 calibre .8; 16 calibre 7.62, y 38 cartuchos calibre .223.

Además, se le decomisaron 5 tubos de cartón en color café, una esfera de cartón en color café envuelta en papel aluminio, adherida a una cinta en color rojo, y 19 artefactos con características de corresponder a pirotecnia.

Los peritos revisaron todas y cada una de las 18 armas aseguradas y determinaron que una de ellas fue utilizada en la agresión al trailero y mecánico Rodolfo Pedroza Nájera, de 34 años, ocurrida el domingo 13 de abril de este año en el Barrio El Cono, en Calvillito.

Ese día, Rodolfo estaba afuera de su casa con su hermano Juan José, de 22 años, haciéndoles reparaciones a sus vehículos cuando alrededor de las 2 de la madrugada llegaron 10 sujetos en un auto Nissan Tsuru blanco y comenzaron a agredirlos con pies y puños y luego con armas de fuego.

El trailero sufrió una herida producida por proyectil disparado con arma de fuego en el brazo derecho, sin oficio de salida, y también resultaron lesionadas su madre María Nájera Ruelas, de 54 años, y su cuñada Denis Valdez Pedroza, de 20, esposa de Juan José, que salieron de la casa al escuchar ruidos y fueron alcanzadas por unas esquirlas metálicas.

María resultó con una herida en la pantorrilla derecha que sólo interesó piel, y Denis múltiples heridas que sólo interesaron piel en ambas piernas.

Tras los hechos, los agresores huyeron y dejaron abandonado el auto que tripulaban, mientras que los tres heridos fueron auxiliados por paramédicos, pero sólo Rodolfo fue llevado a recibir atención al Hospital Tercer Milenio.

En ese entonces, las autoridades ministeriales iniciaron una investigación al respecto, pero no lograron establecer las razones por las que Rodolfo fue agredido ni quiénes lo atacaron.

Al descubrirse lo anterior, el detenido fue cuestionado al respecto, pero no supo explicar por qué una de las armas que se le aseguraron se utilizó en tal agresión.