• Aguascalientes es su feudo y los diputados del PRI y PVEM sus caudillos: PAN
  • Los legisladores panistas abandonaron la sede del Congreso en el inicio del segundo periodo ordinario de sesiones

IMG_6115AGUASCALIENTES, AGS.- Por falta de disposición al diálogo, al consenso y al entendimiento, donde el mayoriteo del Grupo Parlamentario Mixto, compuesto por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), a las órdenes del Poder Ejecutivo, se ha impuesto, la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN) abandonó hoy (miércoles 30 de abril) el pleno del Congreso local.

La manifestación de los legisladores panistas derivó de lo que aseguraron, ha sido la actuación sistemática del grupo parlamentario mixto como extensión del Ejecutivo, como un régimen autoritario que ha bloqueado cuanta propuesta ha surgido de la pluralidad de las fuerzas políticas.

Luego de que Carlos Lozano de la Torre ingresara al Palacio Legislativo para testificar el inicio del segundo periodo ordinario de sesiones, el coordinador de la bancada panista, Adolfo Suárez Ramírez, se pronunció porque “la nueva conformación de la mesa directiva, no sólo es una falta de respeto a la representación que tiene Acción Nacional en el Congreso, sino a la altísima votación de ciudadanos que creen en el PAN”, toda vez que el instituto político que abandera una vez más fue ignorado en su conformación.

“Tratar de simular que en el Congreso todo está bien, es una visión que no compartimos y a la que nos hemos opuesto desde la instalación de esta Legislatura”, afirmó.

A nombre de los siete diputados que conforman la fracción PAN en Aguascalientes, aseguró que “no permitiremos que se nos quiera seguir viendo la cara, no podemos seguir siendo comparsas de lo que en la forma y en el fondo está mal”.

“Aun cuando existió la voluntad de nuestra parte, siguen, por lo que vemos seguirán los atropellos, ejemplos muchos: no se nos consideró en la integración de comisiones, no se nos dio la oportunidad de integrar el Comité de Administración, se nos censuró en el diálogo y entendimiento que debió existir en la glosa del informe, siguen siendo opacas las cuentas del Congreso, no hay reloj legislativo para nombramientos inherentes a la función del legislador (Secretario General, Contralor del Congreso, Procurador del Medio Ambiente, entre otros), y en otros casos, la velocidad legislativa es crucial para seguir las instrucciones del Ejecutivo, no se puede seguir imponiendo la agenda legislativa desde el Palacio de Gobierno del Estado”, sostuvo.

Asimismo, los diputados Martha Márquez, Sylvia Garfias, Mario Álvarez Michaus, Israel Sandoval, Ulises Ruiz y Leonardo Montañez, al levantarse de sus curules y salir del recinto, coincidieron en que “queremos dejar patente que nuestra misión es, y seguirá siendo, velar por los intereses de todos los ciudadanos de Aguascalientes, pero ¿cómo podríamos defender los derechos de la ciudadanía?, sí nosotros mismos pisoteamos nuestra propia dignidad, legitimando este circo de la simulación, en que se ha convertido el Congreso”.

“Reiteramos una vez más, no hay acuerdos con quien utiliza la aplanadora para socavar las ideas de los demás. De su parte ha sido evidente, que les interesa seguir este esquema de simulación, que bien les sale por cierto, por nuestra parte no hay voluntad para seguir cayendo en sus juegos”, indicaron.

Aguascalientes se ha convertido en un pequeño feudo. El gobernador y sus diputados; en el monarca y en los caudillos de la entidad. Las imposiciones se han vuelto una constante en la entidad, mientras que a nivel nacional, (Enrique) Peña Nieto, ha mostrado convicción democrática, consensando, incluyendo, aquí hacen todo lo contrario, señalaron.

Una vez fuera del pleno, los legisladores ratificaron que lo que está sucediendo en Aguascalientes es grave, pues es con diálogo y respeto la única forma de vivir en democracia y que el equilibrio de poderes es mandato, por lo que lamentaron que el gobernador Carlos Lozano pretenda “secuestrar” al Congreso.