Foto: www.zacatecasonline.com.mx

GUADALUPE, ZAC.- Una mujer, elemento en activo de la Policía Estatal Preventiva, y su hija adolescente fueron ejecutadas en el interior de su domicilio, al que irrumpieron sujetos armados para balearlas y enseguida darse a la fuga, por lo que no fueron detenidos.

Con la oficial asesinada ya suman 41 los policías ejecutados en Zacatecas en lo que va del año.

El doble homicidio sucedió el jueves 22 de septiembre, alrededor de las 19:15 horas, en una casa de la calle Nicolás Bravo de la colonia Independencia, en el fraccionamiento Jardines de Sauceda, en Guadalupe.

La mujer policía fue identificada como Araceli Reyes de Ávila, de 42 años, mientras que su hija respondió al nombre de Carol, que contaba con solamente 17 años de edad.

Los sujetos armados llegaron a dicha dirección y entraron a la fuerza a la casa, donde sorprendieron a madre e hija y las atacaron de manera directa con disparos de arma de fuego.

Al recibir reportes sobre la agresión armada, al lugar se movilizaron oficiales de las Policías Estatal Preventiva y Metropolitana, así como paramédicos de la Coordinación Estatal de Protección Civil, aunque nada pudieron hacer por las víctimas debido a que ya habían fallecido.

Los uniformados comprobaron que una de las ejecutadas era su compañera, oficial en activo de la Policía Estatal Preventiva.

El escenario de los crímenes quedó a cargo de agentes de la Policía de Investigación y elementos de la Dirección General de Servicios Periciales para su procesamiento.

La evidencia recolectada y los cuerpos sin vida de madre e hija fueron trasladados al Servicio Médico Forense para los estudios correspondientes.

Las autoridades desplegaron un operativo para tratar de localizar a los responsables de la doble ejecución, pero no tuvieron éxito.