• Murió desmembrado y calcinado tras chocar su auto contra un tráiler
  • Huía luego de haber lesionado a martillazos a su ex pareja y a la hija de ésta

DSC_8737LAGOS DE MORENO, JAL.- Un sujeto tuvo una horrenda muerte sobre la carretera Lagos de Moreno-Encarnación de Díaz, ya que tras haber golpeado y lesionado con un martillo a su ex pareja sentimental y a la hija de ésta, huyó en un automóvil pero chocó de frente contra un tráiler, por lo que el coche se partió en dos y se incendió.

El individuo murió desmembrado y calcinado, mientras que las dos agredidas tuvieron que ser atendidas por las lesiones con que resultaron.

El fallecido fue identificado como Roberto Martínez González, de entre 40 y 45 años de edad, mientras que las agredidas resultaron ser Francisca Gutiérrez Macías, de 45 años, y su hija Karina Pérez Sandi, de 18, ambas con domicilio en la calle Luis Moya número 739 de la colonia El Panteón, en Lagos de Moreno.

De acuerdo a las pesquisas iniciales de las autoridades, el día de los hechos, alrededor de las cinco de la tarde, Roberto llegó al domicilio de Francisca, con quien tuvo una relación sentimental pero desde hacía 4 meses se separaron.

El sujeto quebró un vidrio de la puerta para poder ingresar, sorprendiendo a Karina en compañía de su novio, por lo que se le fue encima y la golpeó con un martillo en la cabeza, además de que trató de estrangularla.

En esos momentos, Francisca se estaba bañando, por lo que al escuchar que su hija gritaba salió del baño y vio que era agredida por Roberto. De inmediato trató de defenderla, pero su ex pareja también la golpeó en la cabeza con el martillo y la lesionó.

El novio de la muchacha intentó igualmente defenderlas, pero no pudo controlar a Roberto, por lo que salió a la calle gritando pidiendo auxilio, aunque éste le lanzó un fierro y lo golpeó en la espalda.

Vecinos de la calle se dieron cuenta de lo que sucedía y llamaron al servicio de emergencia 066 para reportar los hechos, por lo que Roberto decidió darse a la fuga en un auto Chevrolet Aveo, color blanco, con placas de circulación MMR-25-29 del Estado de México, al parecer propiedad de Francisca.

Al lugar de los hechos llegaron paramédicos de la Cruz Blanca, que auxiliaron a madre e hija, así como oficiales de la Policía Preventiva, a quienes les indicaron quién las lesionó a martillazos y les proporcionaron las características del auto en que huyó, organizando un operativo para su localización.

Las dos mujeres fueron llevadas al Hospital del IMSS para ser atendidas.

Se estableció que Roberto huyó por la calle Luis Moya y que a punto estuvo de atropellar a unos danzantes que se encontraban frente a unas canchas deportivas, tras de lo cual tomó la calle Emiliano Zapata hasta subir por la Agustín de Iturbide para llegar al boulevard Orozco y Jiménez y luego dar vuelta por la glorieta de la Hermandad.

Finalmente, tomó la carretera Lagos de Moreno-Encarnación de Díaz a exceso de velocidad, pero en el kilómetro 60+100, a la altura del rancho “El Portezuelo”, invadió el carril contrario y chocó de frente contra un tráiler de manera impresionante.

Dicho tractocamión era de la marca Internacional, en color amarillo y traía acoplado un remolque con refrigeración, el cual no portaba logos o razón social y cuyo chofer se dio a la fuga tras el encontronazo.

Por la magnitud de la colisión, el auto se partió en dos e incendió, por lo que Roberto tuvo una muerte espantosa, ya que se desmembró y calcinó.

Al lugar del accidente acudieron paramédicos de la Cruz Roja, elementos de Bomberos, Protección Civil Municipal y policías preventivos de Lagos de Moreno y Encarnación de Díaz, que confirmaron el fatal desenlace del agresor.

Personal de la Fiscalía en turno dio fe de los hechos y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses levantaron los restos del fallecido para su traslado al SEMEFO.