Después de tres años: “usted disculpe, no había elementos”…

  • Fue la SSPE, quien llevó a cabo su detención tras facilitar los elementos para llevar a cabo la ejecución.

Exoneran a 5 policías_1AGUASCALIENTES, AGS.- Demoraron tres años, en un desgastante juicio, pero lograron demostrar su inocencia, por lo que fueron exonerados de los cargos en su contra y cinco de los acusados en el homicidio del entonces Director de Seguridad Pública de Pabellón de Arteaga, se encuentran ya en Aguascalientes.

De esta forma, quienes regresaron a Aguascalientes fueron identificados como William Alejandro de Luna Rodríguez, conocido como ?El Jirafa? quien se desempeñaba al momento de su detención, como sub director de Seguridad Pública en Rincón de Romos; Antonio García Romero con clave ?Dragón?, Efraín Hernández García ? El Coyote? y Juan Fernando de Luna Díaz ?El Vaquero?, quienes eran elementos activos de la Policía Preventiva de Pabellón de Arteaga, así como Ernesto Casillas Padilla, quien había sido elemento de la misma corporación pero había sido dado de baja tiempo antes.

Esto luego de que el Juez de Distrito en Procesos Federales con sede en Nayarit, les dictó sentencia absolutoria, por lo que desde el pasado 29 de octubre dejaron la prisión federal en la que permanecieron los últimos tres años.

Y es que su detención fue resultado de los señalamientos en su contra tras la ejecución del comandante José Luis Marmolejo Díaz, quien a través del Mando Unico, había sido enviado como titular de la Policía Municipal a Pabellón de Arteaga.

Fue el pasado lunes 8 de noviembre del 2010, alrededor de las 7 de  la mañana, cuando el comandante abordó un vehículo marca Nissan Megane, propiedad de la Policía Municipal de Pabellón, y en ese momento le dio alcance camioneta Chevrolet Aerostar modelo 1982, con placas de circulación ACS-7619, que  contaba con reporte de robo.

Dicha unidad se detuvo junto al auto del comandante, llevaba la puerta central abierta y los sicarios abrieron fuego en su contra en 12 ocasiones con un arma corta calibre .40, logrando hacer blanco en cinco ocasiones en el pecho y se dieron a la fuga.

Debido a ello personal de inteligencia de la Policía Estatal y del Ejército Mexicano iniciaron las investigaciones en torno a esta ejecución, tras lo cual llevaron a cabo la detención del expolicía Ernesto Casillas Padilla, quien al ser cuestionado sobre lo sucedido dio más nombres.

Así en un fuerte operativo implementado por ambas corporaciones, llevaron a cabo la detención 14 policías de Pabellón de Arteaga, uno de Rincón de Romos y un expolicía, a quienes acusaban de tener nexos con la delincuencia organizada y del homicidio del Comandante Marmolejo.

Pero sólo pudieron fincar responsabilidades a cinco, así, mientras 11 eran liberado, los cinco antes mencionados fueron llevados por elementos de entonces SIEDO a la ciudad de México y luego a un penal de máxima seguridad en el estado de Nayarit, pero no se lograron comprar las acusaciones en su contra.