LUISITO FUE SECUESTRADO POR UN PRESTAMISTA_01AGUASCALIENTES, AGS.- La Fiscalía General del Estado, a través de la Policía Ministerial, logró rescatar, sano y salvo, al niño Luis Guillermo Martínez Díaz, de 8 años de edad, que estaba secuestrado desde el pasado sábado y además detuvo a un prestamista que lo plagió porque el padre tenía una deuda con él y a una mujer que era la que lo cuidaba.

La captura del prestamista tuvo lugar en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción y en punto de las diez de la noche del martes 1 de septiembre llevó a los investigadores a una casa en la colonia Cumbres II, donde la fémina tenía a Luisito, que pudo ser liberado y luego entregado a sus padres, que comprobaron que estaba en buenas condiciones.

Los presuntos secuestradores son Daniel González Howard, de 45 años de edad y con domicilio en la calle Circuito Hortaliza en el Sector Encinos de Villas de Nuestra Señora de la Asunción, y María de Jesús Morales Mendoza, de 48 años y con domicilio en la calle La Providencia en la colonia Cumbres II.

De acuerdo a las primeras investigaciones de la Fiscalía General del Estado, el papá de Luis Guillermo le debía una importante cantidad de dinero a Daniel y como no le había pagado decidió secuestrar a su hijo y solicitarle un rescate por su liberación.

El sábado 29 de agosto, el prestamista se presentó en el taller del progenitor de Luisito en la colonia Obraje para cobrarle pero le dijo que no tenía dinero para pagarle, por lo que éste se retiró en un vehículo.

Al filo de la una y media de la tarde, Luis Guillermo salió del taller a bordo de una bicicleta amarilla para ir a una tienda cercana a comprar una paleta, pero sobre la calle Bogotá fue interceptado por Daniel, a quien ya conocía y le tenía confianza.

El prestamista le preguntó a dónde iba y cuando le contestó que a la tienda, le sugirió que mejor lo acompañara a su casa ya que le regalaría un equipo completo de beisbol, ya que sabía que Luisito practicaba este deporte.

El niño no desconfió de Daniel y subió al vehículo de éste y se alejaron, por lo que a partir de entonces ya no se volvieron a tener noticias del menor.

Sus padres, al ver que no volvió, comenzaron a buscarlo pero sin éxito, por lo que solicitaron ayuda a través de las redes sociales para su localización y además dieron aviso a las autoridades de su misteriosa desaparición.

Agentes de la Policía Ministerial, tras activarse la Alerta Ámber sobre el extravío del niño, entrevistaron a varios familiares, vecinos y amigos de la familia Martínez Díaz, pero nadie proporcionó información confiable.

El domingo 30 de agosto, al mediodía, el papá de Luisito comenzó a recibir llamadas telefónicas de un celular por parte de un sujeto que le aseguró que tenía a su menor hijo y que para poder entregárselo debía pagar una importante cantidad de dinero.

Ante esto, los progenitores del niño dieron aviso a los agentes ministeriales, que comenzaron a rastrear la señal telefónica, ubicándola en calles del fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, hasta donde se trasladaron para tratar de localizarla perfectamente.

A la par, peritos de Servicios Periciales grabaron algunas de las llamadas recibidas por el papá del niño, que logró identificar la voz como de Daniel, el prestamista al que le debía dinero.

Los investigadores lograron conocer el domicilio de este sujeto y el martes se trasladaron a dicho sitio y al interrogarlo sobre los hechos, les dijo que conocía a los padres del menor, aunque después cayó en contradicciones.

Finalmente, el prestamista terminó por confesarles que él había secuestrado a Luisito, ya que con engaños lo interceptó cuando iba a la tienda, señalándoles que lo hizo porque el papá tenía un adeudo económico importante con él y no le había pagado, por lo que planeó plagiarlo y solicitar un rescate para su liberación.

Enseguida, les indicó que Luis Guillermo estaba en una casa en la calle La Providencia en Cumbres II y que una mujer lo estaba cuidando, por lo que los elementos se trasladaron al domicilio y lograron detener a María de Jesús Morales Mendoza así como rescatar al niño.

La liberación de Luisito fue hecha alrededor de las diez de la noche y de inmediato fue llevado a la Fiscalía General, donde fue entregado a sus padres, una vez enterados de su rescate, verificando que estaba en perfecto estado de salud.

Mientras tanto, el prestamista y la mujer fueron presentados ante el Agente del Ministerio Público, que inició una averiguación previa en su contra por el delito de secuestro.