• Un vendedor de discos “pirata” recibió un disparo en la cara de parte de un sicario menor de edad
  • El homicidio ocurrió a plena luz del día y cerca de la Presidencia Municipal
  • El alcalde Benjamín Medrano está más preocupado por presumir su residencia que en recuperar la tranquilidad de los fresnillenses

EJECUCION EN EL CORAZON DE FRESNILLO, ZACATECAS_01FRESNILLO, ZAC.- En pleno corazón de Fresnillo, a poca distancia de la Presidencia Municipal, un vendedor de discos “pirata” conocido como “El Chilango” fue ejecutado de un balazo en la cara por parte de un menor de edad que tras la mortal agresión se dio a la fuga y no fue detenido.

La ejecución se registró a plena luz del día y ante la mirada de decenas de personas que realizaban sus actividades cotidianas en el centro de Fresnillo, en una prueba más de que la delincuencia organizada ha sentado sus reales en este municipio, ante la complacencia del alcalde Benjamín Medrano Quezada.

El primer edil, según ha trascendido, se dedica a presumir su flamante casa de 15 millones de pesos que construyó, en vez de estar más ocupado y preocupado por devolverles la seguridad y la tranquilidad a los fresnillenses, que se han tenido que ir acostumbrando a que se presenten los hechos de violencia, sangre y muerte de manera frecuente.

Decenas de negocios han cerrado sus puertas debido a la inseguridad que se está viviendo en el municipio y que el primer edil no ha podido controlar, ya que le ocupa más mostrar su residencia.

Y este último ejemplo de lo que actualmente se está viviendo en Fresnillo, ocurrió el pasado viernes 8 de agosto, alrededor de las 12:00 horas, en el crucero de la avenida Juárez y la calle Hidalgo, en pleno centro del Ayuntamiento, en la zona peatonal.

El vendedor de discos “pirata”, identificado como Juan Ángel Hernández Hernández, de aproximadamente 34 años de edad, conocido como “El Chilango”, se encontraba en ese sitio vendiendo su mercancía, cuando de pronto llegó un menor de edad con un arma de fuego en las manos y le disparó a quemarropa directamente a la cara.

El comerciante recibió el balazo entre el ojo y la nariz, por lo que cayó al piso y comenzó a sangrar de manera abundante.

Luego de lo anterior, el sicario se retiró corriendo con la pistola en las manos.

Varias personas se dieron cuenta de lo sucedido pero no intentaron detener al pistolero por temor a una agresión, además de que de inmediato se alejaron para buscar refugio.

Los hechos fueron reportados a los servicios de emergencia y al lugar acudieron paramédicos de la Policía Preventiva, que confirmaron que el agredido aún se encontraba con vida, por lo que le brindaron los primeros auxilios y lo trasladaron a recibir atención al hospital.

También arribaron elementos de las distintas corporaciones policiacas y hasta del Ejército Mexicano, que acordonaron la zona y rastrearon el área en busca del sicario, pero no lo ubicaron por ningún lado.

Horas después se informó que la ejecución finalmente se había consumado al morir el comerciante baleado, lo cual fue confirmado por el Sub-procurador de Justicia.

Las autoridades ministeriales iniciaron las investigaciones correspondientes para tratar de identificar al responsable del homicidio y esclarecer el móvil de la ejecución.