EL CLARINETE

OMAR WILLIAMSAguascalientes, Ags.- Omar López Ovalle titular de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH), dio a conocer que por oficio se abrió una queja en contra de la Policía Ministerial del Estado, (PME), luego de que un un niño de 8 años de edad presenció un presunto acto de tortura hacia la pareja de su madre, quien fue golpeada y también detenida por elementos de esa corporación, después de ellos su madre y él fueron detenidos y puestos en una celda.

De acuerdo con el testimonio del menor, indicó que el pasado viernes 29 de noviembre cuando estaba dormido en su cama ubicada en el interior de un pequeño departamento ubicado en el fraccionamiento Pilar Blanco ubicado en el sur de esta capital irrumpieron en su domicilio varios policías y vio como golpearon al “amigo” de su madre, mientras que a ella la arrastraron de los cabellos por el piso para junto con él llevárselos detenidos a la sede de la corporación.

El menor relató a los medios de comunicación que; “llegaron y yo estaba dormido, a mi me tumbaron, al amigo de mi mama, yo no lo conozco, pero le estaban pegando a él, le pusieron una bolsa en la cabeza y a mi mama la estaban jalando de los pelos los policías y aparte a mi me tumbaron de la cama y me dijeron que me pusiera unos tenis y un suéter para que me llevaran allá, y luego nos llevaron allá y a mi mama… nos metieron en una celda, a mi y a ella, y luego de rato, nos dijeron que si queríamos Maruchan pero les dijimos que no queríamos y de rato nos llevaron a un cuarto con una sala y nos dijeron que si queríamos sándwich pero tampoco quisimos, ahí se acostó mi mama a dormir pero yo no me dormí, tenía miedo”, dijo.Acto seguido expresó; “al amigo de mi mama le pegaban y le metían la cabeza en un bote de agua”.

Tras lo anterior los llevaron detenidos a las instalaciones de la Policía Ministerial del Estado, en donde lo colocaron en una celda junto con su madre y después de la pareja de su progenitora ya no supieron nada.

 

En entrevisa colectiva el niño recordó;

 

“Había bien muchos –policías- en la casa y aparte en el camellón, estaban todos con cuernos de chivo apuntando a la ventana, en el camellón”.

-¿Y a donde los llevaron?

“Nos llevaron a una casa que hay muchas celdas, son muy feas”.

¿A ti como te llevaron?

“A mi me subieron en el carro dorado, en la parte de atrás y a mi mama le iban apuntando con el rifle”.

¿A ti te hicieron algo?

A la par que se toma del cuello, responde; “aquí me hicieron algo cuando me tumbaron de la cama, me agarraron aquí y un moretón, me tumbaron y me dijeron que me pusiera los tenis y que me pusiera una chamarra, que me bajara con mi mamá”.

 

Cerca de las 20:30 horas, tras poco más de 12 horas de detención los liberaron pero antes los amenazaron; “Dijeron que si nos veían platicando con alguien a mi me iban a llevar al DIF y a mi mama la iban a dejar encerrada en las celdas, en una celda, que la iban a estar vigilando a mi mamá”, expresó el menor.

 

La madre del menor Jessica Janeth Villalobos de 22 años de edad explicó que estaba en compañía de un amigo en su casa a quien conoce solo como Ricardo quien acudió a ese domicilio a despedirse porque ya se iba a Estados Unidos.

Dijo que de repente entraron por la fuerza los policías y se abalanzaron sobre su amigo.

“Inmediatamente comenzaron a registrar toda mi casa, al lo comenzaron a golpear, a mi también me tenían toda amenazada y me preguntaban que donde estaba la droga y el dinero, cuando yo les respondía que no sabía absolutamente nada, además de golpearme me decían con puras groserías; -entonces nos vamos a llevar a tu hijo, hija de la chingada, dinos donde están las armas y la droga-“.

Ahí mismo ella y su hijo vieron como los agentes torturaban a su amigo;

“A mi hijo según ellos lo tapaban para que no viera, pero le tapaban la cabeza no los ojos, además era imposible no escuchar los gritos de dolor del hombre, toda la sangre que le escurría, así estuvimos un rato, a mi me gritaban que confesara donde estaban las drogas y las armas y cada que les decía que yo no sabía nada, me gritaban, me golpeaban y me amenazaban con quitarme a mi hijo”.

Luego de ello los policías se trasladaron junto con los tres a las instalaciones de la fiscalía estatal situadas en la avenida Héroe de Nacozari esquina con López Mateos en el centro de esta capital.

“De inmediato a él –Ricardo- se lo llevaron a una parte baja del edificio y a mi hijo y a mi nos metieron en una celda, una celda fría, en donde nos tuvieron mucho rato, ya después como al medio día nos pasaron a un cuarto que tenía unos sillones y ahí había personas vigilándonos, mi hijo estaba todo asustado, lloraba, me decía que porque nos tenían ahí, que ya nos fuéramos, pero ¿Qué le respondes a tu hijo cuando te pregunta eso?, no sabía ni que decirle, porque si el tenía miedo yo estaba aterrada por todas las amenazas que me habían hecho”, dijo Villalobos.

Después de estar encerrada desde la noche del viernes hasta este martes decidió denunciar el hecho a los medios de comunicación y al manejarse en una estación de radio local el caso, fue donde la CEDH tomó parte del caso.

Hasta el momento la Procuraduría General de Justicia del estado, no emitió ningún comunicado al respecto.