• Teme ser detenido por la Procuraduría de Justicia por sus fechorías

javier ramirezAGUASCALIENTES, AGS.- El notario Javier Ramírez Isunza, concuño del ex gobernador de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, solicitó dos amparos ante la justicia federal en contra de una posible orden de citación, localización y captura, girada por algún juez local.

De acuerdo a información obtenida, el pasado jueves 1 de agosto Ramírez Isunza presentó la primera demanda de amparo, en contra de una posible orden de citación, localización y captura por parte de la Procuraduría Estatal, derivado de la averiguación previa número 10735/2012, misma que fue radicada en el Juzgado Primero de Distrito con el número de expediente 1535/2013, en el cual el juez federal, el sábado tres, le concedió una suspensión provisional, previo pago de una fianza de 6 mil pesos, mientras se desahoga la audiencia incidental, que está programada para el próximo nueve de agosto, en tanto la audiencia constitucional está programada para el veintisiete de agosto.

El segundo amparo solicitado por Ramírez Isunza recayó en el Juzgado Segundo de Distrito bajo el numero 1540/2013, en el cual se le otorgó una suspensión provisional, previo pago de una fianza de 6 mil pesos, mientras se desahoga la audiencia incidental que está programada para las nueve horas con veinte minutos del día nueve de agosto, mientras que la audiencia constitucional se celebrara el próximo dieciséis de agosto.

Ramírez Isunza es investigado por la Procuraduría Estatal en por lo menos cuatro averiguaciones previas, dos de ellas por presuntos malos manejos de su fe notarial y las otras dos por los servicios prestados al ex gobernador Luis Armando Reynoso Femat, en la creación de empresas inmobiliarias manejadas por sus prestanombres.

Asimismo, la fiscalía investiga los vínculos de su hijo Javier Ramírez López, administrador del despacho de asesoría fiscal y contable Mástertax, con los negocios de la familia Reynoso López.

Recientemente, NOTICIERO EL CIRCO dio a conocer una denuncia pública en la que se detallan los actos ilegales en los que ha incurrido Ramírez Isunza, quien falsificó la firma de una persona fallecida con la intención de apropiarse de su vivienda, hecho que motivó que la Secretaría General de Gobierno realizara una auditoria a su notaria.