SUICIDIO COLINAS DEL RIO (1)AGUASCALIENTES, AGS.- Un hombre de 55 años de edad se suicidó en su casa en el fraccionamiento Colinas del Río, debido a que se encontraba deprimido porque estaba en trámites de divorcio con su esposa.

Antes de escapar por la puerta falsa, el quincuagenario redactó el que sería su recado póstumo, en el que le pedía perdón a su esposa por divorciarse y se despedía de sus familiares.

El ahora occiso fue identificado como Juan Carlos Arellano Zamora, que vivió en la calle Río Nilo número 137 de la mencionada zona habitacional.

De acuerdo a información obtenida con carácter de extraoficial, el quincuagenario sufría de una fuerte depresión emocional a causa de la inminente separación con su esposa y porque, aparentemente, atravesaba también por problemas económicos.

Se dijo que Juan Carlos enfrentaba un juicio mercantil e, incluso, se le había dictado una sentencia de embargo, aunque esto no pudo ser confirmado de manera oficial.

Los problemas se le fueron acumulando, razón por la que decidió escapar por la puerta falsa y lo hizo la tarde del pasado miércoles 24 de septiembre.

Aprovechando que vivía solo en la casa mencionada, tomó un mecate de tendedero en varios colores y amarró un extremo a una protección de unas escaleras y a su cuello y luego soltó todo el peso del cuerpo para ahorcarse.

Alrededor de las cuatro de la tarde, al domicilio llegó uno de sus parientes a buscarlo y lo encontró suspendido en las escaleras, por lo que de inmediato solicitó ayuda a los servicios de emergencia.

Al lugar acudieron elementos de la Policía de Proximidad en la patrulla 6983 y paramédicos de la Cruz Roja en la ambulancia 18, que revisaron a Juan Carlos y confirmaron su muerte, por lo que dejaron el caso en manos de las autoridades ministeriales.

El Ministerio Público se presentó en la casa para dar fe de los hechos y le acompañaron agentes del Grupo Homicidios de la Policía Ministerial, que realizaron las primeras investigaciones del caso, y elementos de Servicios Periciales, que levantaron el cuerpo del suicida para su traslado al SEMEFO, donde se le practicó la autopsia de ley.