IMG-20150717-WA0015AGUASCALIENTES, AGS.- Un hombre falleció de manera espantosa e instantánea tras haber sido brutalmente atropellado por un veloz vehículo, cuyo chofer se dio a la fuga y lo dejó abandonado calles más adelante.

El accidente ocurrió a las 00:00 horas del viernes 17 de julio en la avenida Siglo XXI, frente al número 810, casi esquina con la avenida San Gabriel, en el fraccionamiento Ojocaliente III.

El occiso fue identificado como Miguel Ángel Campos Macías, contaba con 40 años y vivió en la comunidad Potrero Viejo, en el municipio El Llano.

El vehículo que le causó la muerte era un Nissan Sentra, modelo 1995, color gris rata, con placas de circulación AEK-90-07, que fue asegurado.

Se estableció que el jueves, a las 19:00 horas, Miguel Ángel salió del bar “La Cabaña de Mickey”, ubicado en la avenida Siglo XXI y que se dirigió a otro bar metros adelante.

Al filo de la medianoche salió del sitio y se dispuso a cruzar la avenida Siglo XXI en dirección de oriente a poniente, pero justo en esos momentos fue embestido por el Nissan Sentra, que era desplazado por esa avenida de norte a sur, a exceso de velocidad.

El peatón cayó sobre el cofre y lejos de detenerse, el conductor aceleró más su marcha, por lo que metros adelante tiró al piso a la víctima, que quedó tendida sin vida en plena avenida.

El automovilista se dio a la fuga, pero un taxista que fue testigo de los hechos fue en su persecución, logrando darle alcance en las calles Arquitos y Las Norias, en el fraccionamiento Ojocaliente II, donde incluso le cerró el paso.

Sin embargo, el chofer descendió y se echó a correr junto con otras personas que le acompañaban, entre ellas una mujer con el pelo rojo.

El accidente se reportó a los servicios de emergencia y al lugar acudieron paramédicos, que confirmaron la muerte del atropellado, así como policías viales, que tomaron conocimiento de los hechos y posteriormente aseguraron el Nissan Sentra abandonado.

Las autoridades ministeriales acudieron al lugar para dar fe de la muerte del hombre, levantar su cuerpo y trasladarlo al SEMEFO para la práctica de la autopsia de ley.