• Regresaban de México y el camión chocó contra un señalamiento y se volcó en la carretera Celaya-Salamanca

AGUASCALIENTES, AGS.- Seis aguascalentenses estuvieron a punto de matarse tras de que el autobús en que viajaban de regreso a esta capital procedentes de la ciudad de México se estrelló contra un anuncio y luego se volcó en forma impresionante en una cuenta fuera de la cinta asfáltica, debido a que el conductor, un sexagenario, se quedó dormido al volante.

El percance ocurrió minutos después de las once de la mañana del pasado sábado 13 de julio sobre el kilómetro 77 de la carretera Celaya-Salamanca, a la altura de la comunidad Cerro Gordo, en las inmediaciones precisamente de Salamanca, Guanajuato.

Los lesionados fueron identificados como Juventino Guevara, de 64 años, (chofer del camión de pasajeros); Citlali Cintia Moreno y/o Navarro; Norma López Mendoza; David Gutiérrez; Daniel González y Carlos Osvaldo Mendoza Ochoa.

El autobús accidentado era en color azul, con logotipos de “Turibús”, al parecer propiedad de la empresa Turipaquetes y con placas de circulación 218-RM-8, que salió de México y tenía como destino Aguascalientes.

De acuerdo a las primeras investigaciones realizadas por las autoridades que tomaron conocimiento de los hechos, este ya era el segundo viaje que realizaba el sexagenario, por lo que al transitar de regreso a la capital aquicalidense se quedó dormido al volante.

Debido a lo anterior, el autobús, ya sin ningún control, comenzó a zigzaguear sobre la cinta asfáltica para luego chocar contra las barras de contención de ambos costados, las cuales derribó.

Pese a lo anterior, por la velocidad que llevaba, el camión siguió su camino hasta estrellarse contra el poste del lazo izquierdo de un letrero espectacular indicador de las rutas a seguir en dicho tramo de la carretera de cuota, tras de lo cual se volcó aparatosamente en la cuneta.

Otros automovilistas fueron testigos del impresionante accidente y dieron parte del mismo a los cuerpos de emergencias, movilizándose a dicho sitio personal de Caminos y Puentes Federales, del Sistema de Urgencias del Estado de Guanajuato (SUEG), de la Cruz Roja, de Protección Civil, de las Policías Preventiva y Federal, así como unidades de las Fuerzas del Estado que pasaban por la zona.

Los seis tripulantes del vehículo inicialmente fueron auxiliados por los testigos del accidente y una vez que llegó el personal de emergencias se encargó de brindarles las primeras atenciones.

Afortunadamente, todos los aguascalentenses lesionados solamente sufrieron golpes en diferentes partes de sus cuerpos, nada de gravedad, según el diagnóstico de los rescatistas, aunque pese a ello fueron llevados a una clínica en Celaya para su revisión médica.

El chofer, por su parte, fue canalizado al IMSS de esa ciudad.

Con el golpe, el letrero espectacular fue derribado junto con los dos postes que lo sostenían y quedaron sobre el carril a Salamanca, bloqueándolo por espacio de una hora, lo que generó una acumulación de tráfico de al menos cinco kilómetros, hasta que las autoridades presentes, junto con decenas de testigos, lograron desarmarlo y retirarlo de la cinta asfáltica para liberar el flujo vehicular.

Ya libre la circulación, hasta aplausos arrancó de los automovilistas.

Finalmente, las autoridades federales solicitaron el apoyo necesario con grúas para comenzar las labores de retirar lo que quedó del espectacular así como del mismo autobús accidentado, que sufrió daños materiales considerables.