Francisco Galicia_Eduardo Qui+¦onez_Francisco Qui+¦onez_Gaudencio Marquez_Cesar Parra_Adriana CazarezGUADALAJARA, JAL.- Cinco hombres que participaron en el plagio de un menor de edad en Puerto Vallarta fueron consignados ante el juez Primero en Material Penal adscrito a ese municipio, acusados del delito de secuestro.

Los inculpados son Francisco Quiñonez Solorio, presunto líder del grupo, de 34 años; Gaudencio Márquez Ponce, de 28; Francisco Galicia Navarrete, de 25; César Adrián Parra Hernández, de 35, y Eduardo Quiñonez García y/o Eduardo Jiménez García, de 20.

El grupo de plagiarios privó de la libertad al joven estudiante, hijo de una familia de abarroteros, el 20 de febrero de este año, cuando se dirigía a la escuela lo subieron a un vehículo y se lo llevaron.

Los delincuentes llamaron a la familia del afectado para exigirle el pago de una fuerte cantidad de dinero a cambio de la libertad de la víctima.

El padre del joven presentó una denuncia ante la Fiscalía General del Estado ese mismo día y agentes iniciaron con las investigaciones.

El 24 de febrero se recibió una llamada anónima en la que informaron que en una casa sin número, localizada en el cruce de Eutiquio González y República de El Salvador, en El Pitillal, tenían a una persona privada de la libertad.

Los primeros en llegar a la finca fueron policías de Puerto Vallarta, quienes aseguraron a Márquez Ponce, Galicia Navarrete y Parra Hernández, además de otros dos hombres identificados como Juan Carlos Hernández Vélez y Diego Neri Cano, estos últimos fueron puestos en libertad pues no se comprobó su participación en el delito señalado.

Al continuar con las investigaciones, agentes de la Fiscalía General del Estado lograron el aseguramiento de Quiñonez Solorio, señalado por sus cómplices como el líder del grupo. Con él fue detenida su pareja sentimental Adriana Cázares Esqueda, de 37 años y Eduardo Quiñonez.

El agente del Ministerio Público solicitó una orden de arraigo, la cual fue otorgada por un juez, con lo que pudo profundizar en las investigaciones y establecer que fue Quiñonez Solorio quien eligió a la víctima, pues suponía que su familia tenía dinero por dedicarse a la venta de abarrotes, además de que participó en la privación de la libertad del estudiante.

Márquez Ponce, Galicia Navarrete y Parra Hernández participaron cuidando al plagiado durante los días que estuvo en cautiverio.

También se estableció que Parra Hernández fue quien hizo las llamadas telefónicas para exigir el pago del rescate bajo las amenazas de muerte, además de que se encargaba de proporcionar alimentos tanto a la víctima como a sus cómplices.

El representante social reunió las pruebas con las que solicitó una orden de aprehensión al juez Primero en Materia Penal de Puerto Vallarta en contra de los cinco implicados en el plagio, la cual fue otorgada.

A los sujetos les fue levantado el arraigo y se les cumplimentó dicho mandamiento judicial, por lo que fueron trasladados al Centro Integral de Justicia Regional de Puerto Vallarta y quedaron a disposición del juzgador.

Respecto a Adriana Cázares Esqueda, el Ministerio Público no encontró elementos que demostraran su participación en este caso, sin embargo, sí halló presunta responsabilidad de la mujer en un secuestro de una pareja de estudiantes ocurrido en 2013.

La privación ilegal de la libertad de estas personas ocurrió el 31 de julio del año pasado cuando la pareja se encontraba en el mirador de Conchas Chinas, en Puerto Vallarta.

Las víctimas fueron liberadas el 7 de agosto, pero no se logró la captura de los plagiarios.

Fue durante las investigaciones que se confirmó que la mujer se encargó de cuidar y alimentar a la pareja secuestrada, por lo que se solicitó una orden de aprehensión en su contra por el delito de secuestro, la cual fue concedida por el juez Primero en Materia Penal de Puerto Vallarta, la cual también fue cumplimentada.

Las investigaciones continúan para capturar a otros implicados en este caso.