• Aún con vida fue trasladado al Hospital Hidalgo donde dejó de existir

AGUASCALIENTES, AGS.- Después de varias horas de agonía, finalmente se consumó la tragedia al morir un adolescente que conducía una jaca de acero y fue impactado violentamente por una camioneta cuyo conductor no respetó la señal de “alto” ubicado en el cruce de la calle Amalia Zepeda y la avenida Del Rey en el fraccionamiento Periodistas.

El hoy occiso respondía al nombre de Bryan Uriel Palomino Reyes, contaba 17 años de edad y al momento del accidente conducía una motocicleta Kurazai en color naranja.

Como presunto responsable del accidente que ya se tornó en tragedia, fue señalado Guillermo Diosdado Lara, de 52 años de edad quien tripulaba una camioneta Ford tipo pick-up en color azul.

De acuerdo a las investigaciones llevadas a cabo por elementos de la Policía Vial en el lugar del accidente, el quincuagenario se desplazaba sobre la calle Amalia Zepeda y al llegar al cruce con la avenida Del Rey, no respetó el disco de “alto”.

Por lo anterior, impactó de manera violenta al adolescente quien salió volando por los aires mientras que el tripulante de la camioneta perdió el control del volante y se fue a estrellar contra un poste de concreto.

Testigos que presenciaron el desigual choque de inmediato solicitaron el auxilio de los servicios de emergencia y minutos más tarde, arribaron paramédicos de la Cruz Roja quienes brindaron los primeros auxilios al joven motociclista y a bordo de una ambulancia lo trasladaron al Hospital Tercer Milenio.

Sin embargo, tras ser auscultado por los galenos determinaron que el adolescente requería de atención especializada por lo que fue trasladado al Hospital Hidalgo.

Desafortunadamente el jovencito no logró sobrevivir a las graves lesiones y el sábado en la madrugada dejó de existir.

Cabe mencionar que en el lugar del accidente, el conductor de la camioneta fue detenido y puesto a disposición del Agente del Ministerio Público por el delito de lesiones culposas, pero ahora deberá de enfrentar los cargos pero por homicidio doloso, tras haberse consumado la muerte del adolescente.

Una vez que el Representante Social tuvo conocimiento del deceso, ordenó al personal de Servicios Periciales para que fueron por el cuerpo y lo llevaran al Servicio Médico Forense (SEMEFO) donde se le practicaría la necropsia de ley.