rafael-caro-quintero-archivoGUADALAJARA, JAL.- El Gobierno de Estados Unidos puso en su “lista negra” al bar “Lucrecia”, por operaciones de lavado de dinero ligadas con el narcotraficante Rafael Caro Quintero.

El Departamento del Tesoro emitió un comunicado en el que además señala a cinco personas y nueve empresas inmobiliarias, en Guadalajara, que presuntamente pertenecen a la supuesta red que maneja el capo junto con Juan José Esparragoza “El Azul” y la familia Sánchez Garza.

Los nuevos “fichados” son los hermanos José, Fernando y Javier Sánchez González, así como María Aurora Sánchez Contreras y Eva Luz Rosales Morfín.

En el comunicado de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros se expone que la empresa Bocados de Autor, S.A. de C.V (“Lucrecia”), ubicada sobre Pablo Neruda y Quebec, funciona en beneficio de los criminales sinaloenses, en violación al acta “Kingpin”.

Las firmas inmobiliarias mencionadas por el Gobierno norteamericano son Cariatide Grupo Inmobiliario, Grupo Insa, Inmobiliaria Corsanch, Constructora Acantu.

También aparecen Grupo Inmobiliario OCSA, Inmobiliaria Gorsa, Inmobiliaria Novsa, Inmobiliaria Aysa y Grupo Isayas.

Tras una investigación de la DEA, las autoridades estadounidenses congelaron los bienes que tengan las empresas boletinadas dentro de su territorio y prohibió a sus ciudadanos realizar tratos con las compañías citadas.

De acuerdo con la información del Departamento del Tesoro, la familia Sánchez Garza comenzó a operar en nombre de los capos desde 1980.

El bar “Lucrecia” en Aguascalientes también es el responsable del bar “Mandala”, que se coloca durante la Feria Nacional de San Marcos desde su edición 2013.