AGUASCALIENTES, AGS.- Dos hombre fueron ejecutados con rafagas de armas largas, anoche, en el Infonavit Pilar Blanco por parte de cuatro sicarios, que tras el doble atentado se dieron a la fuga a bordo de un automóvil.

Uno de los agredidos quedó muerto en el lugar de los hechos, mientras que el otro fue trasladado a recibir atención médica al Hospital Miguel Hidalgo, donde poco después también dejó de existir.

Las autoridades presumieron que el móvil del asesinato podría ser el tráfico de drogas.
Los ejecutados fueron identificados como Juan Alfredo de Luna Flores alias “El Harris”, de 21 años, y Luis Gazcón del Hoyo, de entre 29 y 30 años de edad.

La agresión que les costó la vida sucedió este sábado, alrededor de las nueve de la noche con cincuenta minutos, entre los andadores del Búho y Cacatúa y los edificios 6TK y 6TL, en Pilar Blanco.

Los primeros reportes obtenidos indicaban que los cuatro sicarios llegaron a dicha zona habitacional a bordo de un automóvil Chevrolet Chevy, en color azul, del que descendieron y se dirigieron a los andadores mencionados para tratar de ubicar a las víctimas.

Trascendió que los individuos se separaron para rodearlas y evitar que pudieran escapar.

En determinado momento, Juan Alfredo y Luis aparecieron en escena y se toparon con uno de los individuos que los esperaban, por lo que decidieron retirarse, pero entonces se toparon de frente con otro de los tipos.

Ante esto, decidieron correr y dirigirse a uno de los edificios, pero los sicarios los siguieron y les dispararon hasta en seis ocasiones para privarlos de la vida.

Tras lo anterior, los cuatro sujetos regresaron al Chevy y lo abordaron para escapar a toda velocidad, enfilando hacia la colonia Insurgentes.

Algunos vecinos observaron que uno de los agresores vestía una camisa en color rojo y llevaba una cangurera.

A causa de la agresión, Juan Alfredo murió en el lugar, mientras que Luis quedó mortalmente herido.

Una vecina se acercó a ellos y se percató que “El Harris” estaba respirando con dificultad, aunque luego dejó de existir.

El hecho fue reportado a los servicios de emergencia y de inmediato se trasladaron al sitio oficiales del Destacamento Insurgentes de la Policía Preventiva y paramédicos municipales y de la Cruz Roja, que confirmaron la muerte de Juan Alfredo y auxiliaron a Luis, al que trasladaron en estado grave a recibir atención al Hospital Hidalgo.

Sin embargo, murió alrededor de las once de la noche por los balazos recibidos.

Al punto del ataque arribaron agentes de la Policía Ministerial y elementos de la Dirección General de Investigación Pericial, que levantaron los indicios y trasladaron el cadáver de Juan Alfredo al Servicio Médico Forense, aunque luego acudieron por el cuerpo de Luis al H.H. para igualmente llevarlo al SEMEFO.

Los policías fueron enterados que, al parecer, “El Harris” se dedicaba a la venta de drogas, tras de lo cual organizaron un operativo para tratar de localizar a los ejecutores, pero no lo consiguieron.