CALERA, ZAC.- Luego de que la síndica municipal de Calera, Rosa Elvia Caldera Aguilar, anunciara en sesión de Cabildo que envió una orden de desalojo a un establecimiento comercial presuntamente ubicado en un terreno propiedad del Municipio, el Tribunal de lo Contencioso Administrativo admitió este miércoles 7 de octubre una demanda de nulidad del acto.

Caldera Aguilar argumentó que el citado establecimiento no ha podido acreditar la estancia legal del negocio que se encuentra ubicado en el terreno denominado Pozo Número 2, propiedad del Municipio de Calera, motivo por el que ordenó el cierre definitivo del establecimiento en un plazo máximo a 7 días naturales.

Sin embargo, existe un contrato de comodato con fecha 15 de agosto de 2013 celebrado entre el entonces Presidente Municipal de Calera, Rodrigo Saucedo Ramírez y el comodatario, mismo que hasta la fecha no ha sido rescindido o nulificado, motivo por el que se mantiene vigente.

Después de que el comodatario solicitar al pleno evaluar su permanencia en el lugar bajo el esquema de comodato o como arrendamiento, en una sesión de Cabildo previa, la Comisión Edilicia de Hacienda, que preside la misma Rosa Elvia, se declaró incompetente para conocer del asunto.

Cabe señalar –de acuerdo a la versión del representante del comodatario– que hasta el momento éste no ha recibido una respuesta del Ayuntamiento en ningún sentido, salvo la que Caldera Aguilar envió desde la Sindicatura sin que sea una facultad propia de su cargo y por la que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo le podría imponer alguna sanción.

Este miércoles 7 de octubre, dicho Tribunal concedió al demandante la suspensión del acto impugnado para el efecto de que las cosas se queden en el estado que actualmente guardan, en tanto se tramita el juicio de nulidad en contra de la autoridad, en este caso Rosa Elvia Caldera Aguilar, y se dicta una sentencia.