• El agresor huyó y las víctimas tuvieron que ser hospitalizadas

Cuchillo-EnsangrentadoAGUASCALIENTES, AGS.- Desquiciado sujeto estuvo a punto de asesinar a puñaladas a tres de sus familiares, incluida su madre, tras agredirlos con un par de cuchillos en el interior de su domicilio en la colonia Macías Arellano, tras de lo cual se dio a la fuga y no fue detenido, mientras que las víctimas tuvieron que ser internadas en el Hospital 2 del Seguro Social.

Las autoridades ministeriales iniciaron una investigación para tratar de localizar y detener al responsable de la triple agresión y esclarecer los hechos, ya que se desconocían los motivos por los que atacó a sus parientes.

Pese a haber escapado, el presunto agresor fue identificado como Armando Luévano Velázquez.

Los lesionados son su madre Josefina Dávila Luévano, de 47 años, así como Antonio Dávila Luévano y Alberto García Dávila.

La fémina sufrió una herida cortante en la cabeza, uno de los individuos una herida en el cuello y el otro una herida en un brazo.

Todos ellos son vecinos de la calle H, a la altura del número 108, de la mencionada colonia Macías Arellano.

La sangrienta gresca familiar ocurrió el pasado domingo 20 de abril en dicha dirección, estableciéndose que todos los involucrados se hallaban bajo los influjos de las bebidas embriagantes.

Armando se hallaba dentro de su domicilio al igual que el resto de sus familiares, pero alrededor de las 21:53 horas, por causas desconocidas, comenzó a discutir fuertemente con Antonio.

Desafortunadamente, de las palabras pasaron a los golpes y se agredieron mutuamente.

Sin embargo, aprovechando un descuido de su pariente, Armando tomó un cuchillo y con éste le tiró varios golpes a Antonio, al que hirió, por lo menos, en una ocasión.

Al darse cuenta de lo anterior, Alberto y Josefina decidieron intervenir ya que temieron que Armando matara a Antonio a puñaladas, por lo que entre los dos lo sujetaron y le quitaron el arma que traía en sus manos.

No obstante, como estaba muy molesto, Armando tomó otro cuchillo y con éste apuñaló a Alberto y a su madre, a quienes les provocó lesiones.

Al ver a sus familiares desangrarse, el desquiciado sujeto reaccionó sobre lo que había hecho y decidió darse a la fuga, brincando la barda posterior de la finca para huir.

Mientras tanto, su padre, Gildardo Luévano, pidió ayuda a los servicios de emergencia al ver a sus parientes lastimados, por lo que al domicilio acudieron paramédicos del cuerpo de Bomberos Municipales y del ISSEA, que se encargaron de brindarles los primeros auxilios a los tres agredidos para luego trasladarlos al nosocomio del IMSS para su pronta atención ya que presentaban varias heridas por arma blanca.

Al domicilio también llegaron oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, a quienes Gildardo les permitió el acceso a su casa para que comprobaran que su hijo Armando ya no se encontraba.

Enseguida, organizaron un operativo por toda la colonia para tratar de localizarlo, pero no lo consiguieron.

Las autoridades ministeriales fueron notificadas de lo ocurrido, por lo que el Ministerio Público se presentó en el hospital del Seguro Social para dar fe de las lesiones de los tres agredidos, tras de lo cual inició la respectiva averiguación previa por el delito de lesiones dolosas.

Al mismo tiempo, agentes ministeriales del Grupo Homicidios comenzaron una investigación para tratar de localizar al prófugo atacante.