FORMAL PRISION MUJER EXTORSIONADORA (1)AGUASCALIENTES, AGS.- Comenzó el proceso en contra de la mujer que formaba parte de una banda de extorsionadores y/o secuestradores virtuales, ya que el juez Primero Penal le dictó el auto de formal prisión por el delito de extorsión por el plagio de una joven, que fue rescatada de un hotel en San Luis Potosí en febrero pasado.

La fémina confesó que a ella la intentaron extorsionar y como los delincuentes no lo consiguieron, entonces le ofrecieron “trabajo” para que cuidara a otras víctimas a cambio de dinero y ella aceptó, por lo que operaban en esta ciudad, en Zacatecas y en Durango, de donde es originaria.

La sospechosa es María del Rosario Núñez Lozoya, de 45 años.

Agentes de la Policía Ministerial iniciaron su intervención en el caso en los primeros días de febrero, luego de que los familiares de una joven de 28 años de edad les informaron que estaban siendo víctimas de una extorsión telefónica y que no sabían nada de ella.

Les explicaron que la muchacha había desaparecido y unos sujetos les estaban llamando para exigirles dinero a cambio de su liberación, por lo que los elementos se trasladaron a varios hoteles y lugares con mucha concurrencia para tratar de localizarla, pero no lo consiguieron.

Otros investigadores se reunieron con los familiares de la víctima para rastrear las llamadas que les hicieran los delincuentes, por lo que lograron ubicar una de ellas, que provenía de la zona centro de San Luis Potosí.

Los elementos contactaron a sus homólogos potosinos para ponerlos al tanto de la situación y pedirles su colaboración, por lo que la madrugada del sábado 8 de febrero organizaron un operativo en varios hoteles del centro de San Luis Potosí, donde localizaron a la joven que estaba desaparecida y a María del Rosario, a la que detuvieron ya que era la que la estaba vigilando.

Los agentes ministeriales locales se trasladaron al vecino Estado para recibir a la ofendida y a la detenida, a las que trajeron de regreso a esta ciudad.

María del Rosario fue presentada ante el Ministerio Público y declaró que era originaria de Durango y que hacía dos años fue objeto de una extorsión telefónica por parte de un grupo de delincuentes, pero que al comprobar que no tenía dinero para pagarles, entonces le propusieron que trabajara para ellos a cambio de dinero.

Le dijeron que tenía que recoger a las personas que ellos le ordenaran para que los estuviera llevando a diferentes hoteles para dificultar su localización por parte de las autoridades, por lo que aceptó el “trabajo”.

Explicó que a principios de febrero recibió una llamada de los sujetos que la contrataron y que le ordenaron que se trasladara a Aguascalientes y que al llegar le darían más indicaciones.

Que al arribar a la Central Camionera la contactaron y le dijeron que buscara a una joven de 28 años de edad, a la cual le describieron, ya que estaba en la misma terminal, por lo que así lo hizo, encontrándola sentada.

Refirió que tras abordarla, salieron de la Central para tomar un taxi y dirigirse a un hotel de la zona centro, pero que después de las ocho de la noche la llevó a otro.

Indicó que al día siguiente, sus “patrones” le hablaron por teléfono celular para ordenarle que fuera a una tienda departamental a retirar dinero que ellos le depositarían para seguir llevando a la joven a otros hoteles, mientras que ellos cobraban su rescate para luego dejarla libre.

María del Rosario declaró también que fue a la tienda y al regresar al hotel fue detenida, dándose cuenta que la víctima ya estaba resguardada en una patrulla.

Precisó que una semana antes había realizado la misma operación de “cuidar” a un joven en Durango, donde a sus “jefes” les pagaron una importante cantidad de dinero por su liberación, y que también habían realizado sus actividades ilícitas en Zacatecas.

Por tal motivo, fue arraigada mientras se le integraba una averiguación previa y al ser terminada fue enviada al juez penal, que le giró una orden de aprehensión por extorsión, por lo que se le trasladó al CERESO para Mujeres y luego fue declarada formalmente presa por extorsión.