AGUASCALIENTES, AGS.- Un sicario último de un balazo en la cabeza a un comerciante en la colonia España de esta ciudad capital.
El agredido, cuya especialidad eran las botanas, quedó tirado en la vía pública, mientras que el pistolero se dio a la fuga pie a tierra hacia la avenida Agostadero y no fue localizado por las autoridades que se movilizaron tras los hechos.El ejecutado fue identificado como Antonio Guzmán Betancourt, conocido como “El Toño” y/o “El Tuba”, de 35 años de edad, dueño de la negociación “Papas Guzmán” y fue muy allegado al empresario Óscar Arturo Navarro, mejor conocido como “El Pariente”, propietario de varias dulcerías, quien también fue ejecutado a balazos durante el mes de febrero de este año afuera de su domicilio en el Barrio de Guadalupe.
El homicidio ocurrió este miércoles, alrededor de las nueve y media de la noche, en la calle Salamanca, a la altura del número 126, en la mencionada colonia España.
El comerciante caminaba por dicha arteria cuando comenzó a ser seguido por el sicario, que al parecer ya había estado vigilando sus movimientos.
El agresor se le aproximó y le disparó en una ocasión en la cabeza para enseguida retirarse caminando hacia la mencionada avenida Agostadero.
“El Toño” quedó tirado en el arroyo vehicular, justo detrás de una camioneta estacionada.
Vecinos de la calle que se dieron cuenta de los hechos dieron parte a los servicios de emergencia, trasladándose al lugar oficiales de la Policía Municipal del Destacamento Insurgentes al igual que paramédicos de la Cruz Roja en la ambulancia AGS-018.
Al arribar, revisaron al comerciante y verificaron que ya no presentaba signos vitales, apreciándole a simple vista una herida producida por proyectil disparado por arma de fuego en la cabeza.
Los elementos de Seguridad Pública procedieron a acordonar el área para proteger el escenario de los hechos.
Los oficiales fueron enterados que “El Toño” fue atacado por un solo sujeto que, al parecer, vestía una sudadera en color blanco y huyó hacia la avenida Agostadero, por lo que rastrearon la zona en su búsqueda, pero no lo localizaron.
Poco después arribaron agentes del Grupo Homicidios de la Policía Ministerial para iniciar las investigaciones correspondientes así como elementos de la Dirección General de Investigación Pericial, que se encargaron del levantamiento de indicios y de trasladar el cadáver del ejecutado al Servicio Médico Forense para la práctica de la necropsia de ley.