* Varios sujetos lo “levantaron” en su casa en León; le dieron el tiro de gracia

EJECUTADOLAGOS DE MORENO, JAL.- Un leonés fue ejecutado de un balazo en la cabeza en las inmediaciones de la comunidad Jaramillo, en esta cabecera municipal, luego de haber sido “levantado” por varios sujetos en su domicilio en León, Gto.

Su concubina identificó su cadáver y reveló que no trabajaba y que desconocía las razones por las que fue privado de su libertad y de la vida.

El ejecutado respondió al nombre de José Manuel Soto Torres, contaba con 30 años de edad y tuvo su último domicilio en la calle Argos sin número de la colonia Loma Griega, en León, Gto.

De acuerdo a información obtenida por NOTICIERO EL CIRCO, los hechos ocurrieron el pasado martes 9 de julio.

Ese día, alrededor de las diez de la mañana, varios sujetos arribaron al domicilio del sujeto, al que irrumpieron para sacarlo a la fuerza y llevárselo, todo lo cual fue presenciado por su concubina, Concepción González Mares, que no pudo hacer nada por evitarlo.

La mujer ya no volvió a tener noticias de su pareja sentimental y cuando volvió a saber de él fue para identificarlo ya fallecido.

José Manuel fue llevado cerca de un cerro a la altura de la comunidad de Jaramillo, sobre el kilómetro 121+500 de la carretera Lagos de Moreno-León, donde fue ejecutado de un balazo en la cabeza.

Aparentemente, vecinos de la población referida observaron a varios sujetos dejar un cuerpo al filo del mediodía, pero fue hasta el anochecer que las autoridades tuvieron conocimiento de la presencia del cadáver a través de los servicios de emergencia.

Oficiales de la Policía Preventiva acudieron al lugar y lo confirmaron, por lo que acordonaron la zona.

Poco después arribó personal de la Fiscalía en turno, agentes de la Policía Investigadora y peritos del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) para hacerse cargo de las diligencias correspondientes.

En el sitio encontraron y aseguraron un casquillo percutido, con lo que establecieron que el hombre fue asesinado en ese lugar.

El occiso fue levantado en calidad de desconocido, informándose que era como de 30 a 38 años de edad, delgado, moreno claro, de 1.65 de estatura, con barba de candado, el cabello largo y lacio y que vestía playera naranja, short azul rey y no portaba calzado.

Como señas particulares, se le apreció un tatuaje en forma de garra en el abdomen del lado derecho, cerca de la pelvis.

El cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense en Lagos de Moreno, donde se le practicó la autopsia y se concluyó que murió por el balazo recibido en la cabeza, que le ingresó en la región tempoparietal izquierda de cráneo y le salió por la parte frontal, cerca de la ceja derecha.

Posteriormente, a la morgue llegó Concepción González Mares, que identificó al finado como su concubino José Manuel Soto Torres, indicando que había sido “levantado” en su domicilio en León por varios sujetos, pero que ignoraba por qué lo ejecutaron.