RINCÓN DE ROMOS, AGS.-  Como resultado de las acciones de coordinación del Mando Único en los municipios de la entidad, así como del combate al abigeo, se logró detectar y deshabilitar por parte de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y de la Policía Preventiva de Rincón de Romos, un rastro clandestino en el que fueron detenidas tres personas, así mismo fueron asegurados 11 cerdos y siete lechones en pie, además de un bovino en canal.

Los hechos se registraron cuando los oficiales realizaban sus labores de vigilancia conjunta por la carretera estatal 54, fue así que a la altura del kilómetro 3, en una zona conocida como Las Antenas, en el municipio antes mencionado, se percataron de la presencia de una bodega donde se escuchaban varios cerdos y se observaba que salía sangre de la misma, por lo que decidieron detener la marcha de las unidades.

En ese momento tocaron en el portón y salió en ese momento una persona de nombre Roberto, de 59 años de edad, quien se identificó como propietario del lugar.

Los oficiales observaron detrás de esta persona los restos de una vaca, la cual ya había sido seccionada, por lo cual le solicitaron los permisos para realizar la matanza de animales en el interior, sin embargo reconoció que no contaba con los mismos, por lo cual y con su autorización, los elementos ingresaron el lugar.

Ahí se encontraron con los cerdos que estaban listos para ser sacrificados, por lo que aseguraron a Mario Alberto, de 33 años, Jaime, de 53, al propietario del lugar, ya que no acreditaron la propiedad de los semovientes, herramienta para corte y una pistola de perdigón continuo con cartucho fulminante.

Además de los 11 cerdos y los siete lechones, en ese momento llegó al lugar un médico veterinario, quien se identificó como Fabián, de 25 años, quien reconoció que él había prestado el arma para el sacrificio animal a pesar de que no se contaba con los permisos correspondientes.

Luego de esto se solicitó el apoyo del personal de la Dirección de Regulación Sanitaria y de Reglamentos Municipales, quienes se encargaron de realizar la clausura del lugar, mientras que las personas aseguradas fueron llevadas a las instalaciones de la Fiscalía General, donde quedaron a disposición del Agente del Ministerio Público, quien se encargará de resolver su situación jurídica.