CARRETERA 25SAN FRANCISCO DE LOS ROMO, AGS.- Ya fueron plenamente identificados los dos hombres que perdieron la vida de manera espantosa sobre la carretera federal 25, luego de que uno de ellos atropelló al otro con su automóvil y después se volcó en un canal pluvial.

Las autoridades ministeriales confirmaron que el atropellado llevó el nombre de Fernando Antonio Martínez Cervantes, que contaba con 23 años de edad, era soltero, estudiante y vecino de la avenida Esfuerzo Nacional número 1434 del fraccionamiento Ojocaliente IV y/o Municipio Libre.

Mientras que el automovilista resultó ser el profesionista Antonio Oyola Arroyo, que vivió en la calle Palma Calamus número 113 del fraccionamiento San José de Pozo Bravo, que conducía un Chevrolet Corsa, modelo 2003, color gris, con placas de circulación AER-33-72 de Aguascalientes.

El accidente se registró el pasado martes 3 de diciembre, al filo de las 19:30 horas, sobre el kilómetro 3+800 de la carretera 25 Aguascalientes-Loreto-San Marcos, tramo Macario J. Gómez-El Puertecito de la Virgen, a la altura de la comunidad La Casita, en territorio de San Francisco de los Romo.

Ese día, a las 6 de la tarde, Fernando Antonio se trasladó precisamente a la población La Casita junto con su padre Martín Martínez Carrillo, de 47 años, ya que éste tiene ahí un rancho y al llegar sacaron a dos caballos y los amarraron a un costado de la cinta asfáltica para que pastaran.

Posteriormente, alrededor de las 19:20 horas, decidieron ir por ellos para llevarlos de regreso al rancho debido a que estaba oscureciendo, por lo que caminaron a un costado de la carretera.

En esos precisos momentos, Antonio guiaba su coche de norte a sur por la cinta asfáltica a exceso de velocidad, por lo que perdió el control del volante hacia el lado izquierdo y atropelló brutalmente a Fernando Antonio, proyectándolo a varios metros de distancia y provocándole una muerte inmediata.

Tras lo anterior, el coche salió de la carpeta de asfalto y se volcó aparatosamente, cayendo al canal pluvial, donde quedó recostado sobre su toldo.

El profesionista quedó prensado dentro de su coche, por lo que también murió al instante y de manera espantosa.

Al lugar acudieron paramédicos, pero confirmaron que ambos hombres ya habían fallecido, por lo que el Ministerio Público acudió a dar fe de su deceso.

Sus cuerpos fueron trasladados al Servicio Médico Forense y posteriormente fueron identificados por sus familiares.