AGUASCALIENTES, AGS.- Un joven falleció tras de que sufrió una fuerte caída de un tren en movimiento, al norte de la ciudad.

Inicialmente, las autoridades creyeron que se trataba de un indocumentado que viajaba como “mosca” en el ferrocarril, pero luego se determinó que era un habitante de esta capital.

El finado fue identificado como Juan Alberto López Chávez, que tenía entre 20 y 25 años de edad.

Los hechos quedaron al descubierto el domingo 31 de diciembre, alrededor de las ocho y media de la mañana, sobre las vías del tren, cerca del fraccionamiento Residencial Las Plazas y de una sub estación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Un hombre, vecino del rumbo, salió de su casa para pasear a sus perros y al transitar por las paralelas, uno de ellos corrió hacia las vías y comenzó a ladrar.

Esto llamó la atención de su dueño, que se acercó al sitio y comprobó que se encontraba tirado un joven, por lo que dio aviso a los servicios de emergencia.

Los primeros que acudieron al lugar fueron oficiales de la Policía Preventiva y paramédicos municipales, que lo revisaron y verificaron que ya había fallecido, por lo que el lugar fue protegido.

El testigo les informó la forma en la que hizo el descubrimiento del cadáver y les comentó que no conocía a la víctima.

Momentos después llegaron agentes del Grupo Homicidios de la Policía Ministerial y elementos de la Dirección de Investigación Pericial, que presumieron que el hombre sufrió una caída de un vagón del tren en movimiento y murió tras golpearse en la cabeza.

El cuerpo fue levantado en calidad de desconocido y trasladado al Servicio Médico Forense, conociéndose que vestía pantalón azul de mezclilla, camisa a cuadros en colores azul y blanco, sudadera verde con forro café y tenis en color blanco.

Posteriormente, el fallecido fue identificado por sus familiares, que señalaron que radicaba en esta ciudad pero que desconocían qué hacía subiéndose al tren.