• “Nadie podrá granjearse una ventaja adicional a la decisión de los ciudadanos de emitir su sufragio”, dice
  • Congreso de la Unión establecerá una Ley General de Partidos para su aplicación en todos los Estados de la República

Foto bolet+¡n 152AGUASCALIENTES, AGS.- La reforma política-electoral da certeza que nadie podrá granjearse una ventaja adicional a la decisión de los ciudadanos de emitir su sufragio, nadie podrá utilizar el dinero para comprar voluntades y manipular el resultado de una elección, declaró el senador por Aguascalientes emanado del Partido Acción Nacional (PAN), Fernando Herrera Ávila.

El legislador informó que con la aprobación de la reforma política en la Cámara de Senadores y de Diputados, así como la reciente promulgación de la misma por parte del presidente de México, Enrique Peña Nieto, el rebase de topes de campaña será ahora causa de nulidad en las elecciones.

“A aquel que se compruebe que excede del 8 por ciento del tope autorizado de campaña, ya sea candidato o partido, esa sola causal será determinante para la nulidad de la elección”, precisó el también vicecoordinador de la bancada panista en el Senado de la República.

Detalló que para operar esta modificación a la ley se deberá dar la combinación entre exceder el 8 por ciento el tope de campaña y que la diferencia sea menor del 8 por ciento de votación entre el primer y segundo lugar.

Calificó como un paso importante para la democracia, el que ahora el rebase de topes de campaña sea causal de nulidad, y no como anteriormente que sólo se aplicaba una multa a los partidos políticos.

Fernando Herrera Ávila indicó que el trabajo realizado por la bancada de Acción Nacional en la búsqueda de generar condiciones de transparencia y equidad en las elecciones para construir una democracia más madura y sólida en el país, fue arduo y de muchos años.

Para concluir, dio a conocer que luego de ser declarada Constitucional la reforma política-electoral, el Congreso de la Unión tiene 120 días para hacer las modificaciones al Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE) con el objetivo de establecer una Ley General de Partidos que habrá de aplicarse en todos los Estados.