DSC06316AGUASCALIENTES, AGS.- Aparentemente por un corto circuito, se registró un devastador incendio en un domicilio en la colonia Cumbres II, al oriente de la ciudad, que tuvo que ser controlado por los bomberos municipales.

La dueña de la casa, que padece de diabetes e hipertensión arterial, se sintió mal al darse cuenta de la conflagración, por lo que tuvo que ser llevada a recibir atención médica al Hospital 2 del Seguro Social, donde quedó internada, siendo identificada como María del Carmen Rosas Torres, de 50 años.

El siniestro ocurrió el jueves 1 de agosto, alrededor de las tres de la tarde, en su vivienda ubicada en la calle Picacho Oriente esquina con Buenavista de Peñuelas, de la colonia citada.

La quincuagenaria se hallaba sola en el inmueble y salió a realizar algunas actividades.

Mientras se encontraba ausente comenzó el incendio, que tuvo su origen en una habitación de la parte posterior.

Al parecer, fue ocasionado por un corto circuito, que motivó una “chispa” que cayó sobre una ropa y ésta comenzó a arder, por lo que luego las llamas se extendieron hacia una cama, unos muebles y otros objetos.

El fuego se concentró totalmente en la recámara debido a que la puerta y las ventanas se hallaban cerradas y no tenía ninguna vía de escape.

Al volver al inmueble e ingresar, la mujer escuchó unos ruidos extraños provenientes de la habitación, por lo que fue a ver qué sucedía y al momento de abrir la puerta se registró un impresionante “flamazo” por la acumulación del fuego y la entrada del oxígeno.

El estruendo quebró los vidrios de las ventanas y provocó un ruido impresionante, que alarmó a los vecinos. Además, el incendio se extendió a la sala-comedor y al patio posterior.

María del Carmen, al ver el siniestro, se asustó y salió de inmediato para pedirles ayuda a sus vecinos, comunicándose también con uno de sus hijos que estaba trabajando y al que le explicó lo que sucedía, por lo que éste regresó de inmediato al inmueble.

Los servicios de emergencia fueron enterados del siniestro y al lugar acudieron policías preventivos en las patrullas 118 y 007, los bomberos municipales en las unidades UE-01, UE-02, UE-25, UE-26, UE-27 y UE-28, elementos de Protección Civil Municipal en la UE-06 y Estatal en la unidad 15 y paramédicos en la ambulancia UE-08.

Los “tragahumo” se encargaron de apagar el incendio, mientras que los técnicos en urgencias médicas brindaban los primeros auxilios a la quincuagenaria, que a causa de la fuerte impresión empezó a sentirse mal, trasladándola de urgencia al nosocomio del IMSS.

En cuestión de minutos, el fuego fue controlado, aunque consumió varios objetos, dejando daños materiales de consideración.