• Trataron de asfixiarlo, su cuerpo, semi-desnudo, fue hallado en Cosío

COSÍO, AGS.- Un hombre fue torturado, asesinado y quemado y su cuerpo semi-desnudo encontrado en el municipio de Cosío.

A la víctima trataron de asfixiarla y la mataron de golpes en la cabeza y el pecho, fracturándole las costillas, además de que le prendieron fuego, aunque no se había establecido si lo hicieron cuando todavía se encontraba con vida o ya estaba muerta.

El occiso se encontraba en el Servicio Médico Forense en calidad de desconocido y solamente se logró conocer que aparentaba una edad de entre 35 a 40 años, aproximadamente, y que únicamente llevaba puestos unos calzoncillos.

El hallazgo tuvo lugar el lunes 10 de febrero, alrededor de las dos de la tarde, en un predio rústico ubicado entre las carreteras 25 y 26, en el Ejido Cosío, perteneciente al municipio de Cosío.

Unos jornaleros se hallaban en dicho sitio cumpliendo con sus labores cuando, a bordo de un camión, pasaron a un lado de una canaleta y observaron un bulto que les llamó la atención, por lo que decidieron acercarse a ver de qué se trataba.

Al hacerlo, confirmaron que era el cuerpo de una persona, por lo que de inmediato dieron parte a los servicios de emergencia, trasladándose al sitio oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado y de la Policía Municipal de Cosío así como paramédicos del ISSEA, que revisaron al hombre y confirmaron que ya no tenía signos vitales.

A simple vista apreciaron que el individuo presentaba una lesión en el cráneo y que tenía quemaduras de la cintura a la cabeza, además de que estaba semi-desnudo ya que solamente traía puestos unos calzoncillos.

Además, presumieron que tenía alrededor de 12 horas de haber fallecido al ser encontrado.

Trascendió que cerca del sitio fue encontrado un vehículo abandonado con placas de circulación de Zacatecas, por lo que se dedujo que el hombre asesinado podría ser vecino de dicho Estado.

Tras lo anterior, la zona fue acordonada para cuidar el escenario del hecho y momentos después llegaron agentes del Grupo Homicidios de la Policía Ministerial y elementos de la Dirección General de Investigación Pericial, que levantaron el cadáver y lo trasladaron al Servicio Médico Forense.

La necropsia que se le practicó reveló que el mecanismo de muerte fue asfixia por estrangulación armada pero que falleció de un traumatismo craneoencefálico severo con fractura hundimiento de cráneo y traumatismo torácico con fracturas costales.