MUERTO MENOR AHOGADO ALJIBE JESUS MARIA (4)JESUS MARIA, AGS.- En la víspera de Navidad, un pequeñito de solamente 3 años 8 meses de edad murió ahogado tras caer a un aljibe en el patio de su domicilio en Jesús María mientras jugaba con uno de sus primos.

La tragedia ocurrió el pasado lunes 23 de diciembre, alrededor de las 18:10 horas, en una vivienda de la calle 25 de Julio del Ejido Los Gavilanes, en este municipio.

El menor fue hijo del ama de hogar Rosalba “N”, de 35 años, y el comerciante Juan Carlos “N”, de 36 años de edad.

Dos días antes de la tragedia, a la familia le habían facilitado agua del pozo del Ejido mencionado para que llenara su aljibe, que era de 5 metros de largo por 5 metros de ancho con 4.5 metros de profundidad.

El lugar de almacenamiento quedó lleno a su capacidad, por lo que Juan Carlos lo cubrió con un par de bases metálicas para que no quedara abierto.

El lunes, los esposos recibieron la visita de varios familiares, con quienes estuvieron platicando sobre los preparativos para la Nochebuena.

Mientras tanto, el niño de 3 años y su primo de 4 años de edad, estuvieron jugando en el patio aprovechando que contaba con pasto, aunque también estuvieron brincando sobre las bases del aljibe.

Rosalba se dio cuenta de lo anterior pero no le dio importancia ya que así jugaban los niños.

Sin embargo, cuando nadie los veía, una de las bases se venció, por lo que el pequeñito cayó al agua y se sumergió.

El otro menor de inmediato fue a avisarle a Rosalba, que a su vez enteró a su esposo de lo sucedido, por lo que éste se introdujo al aljibe y estuvo nadando para buscar a su hijo, pero como estaba muy oscuro no lo hallaba.

El comerciante hasta en dos ocasiones tuvo que sumergirse para buscarlo hasta que lo encontró flotando, por lo que sus familiares introdujeron una escalera metálica para que a través de ella pudiera salir del aljibe.

Al sacar al niño, se dio cuenta que ya no respiraba, por lo que le aplicó maniobras de resucitación mientras su esposa llamaba a los servicios de emergencia para pedir ayuda.

Instantes después, al domicilio acudieron paramédicos del ISSEA, que revisaron al pequeño y confirmaron que ya había fallecido.

El Ministerio Público se trasladó al lugar para dar fe de los hechos y mientras agentes del Grupo Homicidios realizaron las investigaciones del caso, elementos de Servicios Periciales levantaron el cuerpo del infante y lo condujeron al SEMEFO.

La autopsia que se le practicó reveló que murió de una insuficiencia respiratoria aguda consecutivo a asfixia por sumersión.