ASALTO MINI SUPER JM (1)JESUS MARIA, AGS.- A punta de pistola, un sujeto consumó un violento asalto en un mini-súper ubicado en el municipio de Jesús María, logrando un botín estimado en aproximadamente 7 mil pesos en efectivo luego de someter a tres mujeres que lo atendían.

La negociación contaba con cámaras de vigilancia que captaron todo el desarrollo del violento asalto y en cuyas imágenes se apreciaba al delincuente, por lo que las autoridades ministeriales esperaban poder identificarlo prontamente.

El asalto tuvo lugar el jueves 19 de marzo, minutos después de las ocho de la mañana, en el negocio denominado “Supercito Palmira”, localizado en la avenida Paseos de las Maravillas, en territorio jesusmariense.

A su lado se encuentran otros establecimientos comerciales, los cuales se hallaban cerrados al momento de los hechos, por lo que no hubo quién auxiliara a las víctimas.

El hampón, que vestía pantalón de mezclilla, camisa café y era joven, llegó al mini-súper pocos minutos después de las ocho de la mañana, sorprendiendo a las dependientas y amagándolas con un arma de fuego, exigiéndoles que le entregaran todo el dinero que tuvieran.

Al parecer, el sujeto estuvo entrando y saliendo del local en varias ocasiones, probablemente para verificar que no se acercaran patrullas, logrando que las féminas le entregaran 7 mil pesos en efectivo, tras de lo cual se dio a la fuga.

Las víctimas, que sufrieron una crisis nerviosa, reportaron los hechos a los servicios de emergencia, por lo que al negocio acudieron policías preventivos jesusmarienses y ministeriales, que tomaron cartas en el asunto e incluso tuvieron la oportunidad de observar las grabaciones de las cámaras de seguridad.

ASALTO MINI SUPER JM (2)Enseguida, desplegaron un operativo en la zona para tratar de localizar al delincuente, pero no lo consiguieron.

Se trató de entrevistar a las tres mujeres para conocer su versión de los hechos, pero se reservaron sus comentarios argumentando que las autoridades ministeriales ya contaban con algunas pistas sobre el delincuente y no querían entorpecer sus indagatorias.