Por: El Payaso Vice

Vaya que la armó en grande Saraí Ornelas Álvarez, candidata a la presidencia municipal de esta capital por el Partido Verde Ecologista de México, quien en rueda de prensa pidió no votar por sus compañeros candidatos a diputados de este partido, pero sí por ella y su planilla a la alcandía en los comicios del próximo 6 de junio.

Acusando al líder moral del PVEM, Sergio Augusto López Ramírez de estar vejando y abusando de mucha gente y de perpetuarse en ese instituto político.

Se quejó de que después de 15 años de lucha y trabajo no ha tenido la oportunidad de dirigir al partido y de que el actual dirigente estatal sólo tenía 5 años de pertenecer al Verde.

En su protesta, presentada en rueda de prensa a medios, demandó que es momento de poner un alto al nepotismo que ejerce López Ramírez y al trato vejante que les da a los candidatos.

Denunció además haber sufrido violencia política de género y anticipó que en breve interpondrá una denuncia contra el diputado Sergio Augusto.

¡¡¡QUE SE LE OLVIDO MENCIONAR!!!

A la candidata Saraí Ornelas se le olvidó decir que pide que voten por ella para que quede como regidora plurinominal, ya que está en la primera posición y de pilón una tía en primera línea es su suplente; además de que un hijo de la candidata está en la segunda posición, ya que con el pretexto de que le dijeron con pocas horas de anticipación metió a su consanguíneo. ¿Acaso no había otra opción? ¿Acaso esto no es NEPOTISMO?

También se le olvidó mencionar que gracias al PVEM le han dado puestos de trabajo en el Gobierno a miembros de su familia, que, aunque ya fueron despedidos, disfrutaron de tuétano durante algún tiempo.

Por otro lado, es la actual dirigente del Comité Municipal del PVEM de la ciudad capital y que le acondicionaron un área en las instalaciones de la dirigencia estatal, amueblándola y comprando un vehículo para su uso personal. Además de asignarle un sueldo de entre 20 y 30 mil pesos mensuales.

Se le olvidó decir que gracias a su partido se le designó como jefa de departamento de Educación Ambiental del Gobierno del Estado de Durango, no le ha ido nada mal.

La lealtad y honestidad abre puertas, pero lamentablemente la ambición hace perder el piso a cualquier mortal.

Entonces, ¿Por qué aferrarse a un puesto? y ¿Por qué no esperar a que llegue la oportunidad?