MUERTO ESTUDIANTE SECUNDARIA BALAZO CABEZA RIFLE COLONIA GREMIAL (1)AGUASCALIENTES, AGS.- Un estudiante de secundaria de solamente 13 años de edad se suicidó tras darse un balazo en la cabeza con un rifle propiedad de su padre en la planta alta de su casa en la colonia Gremial, ignorándose las razones por las que le puso fin a su corta existencia.

El progenitor del adolescente tenía tres armas largas para coleccionarlas, sin imaginar que su vástago tomaría una de ellas para matarse.

La desgracia se consumó el jueves 18 de febrero, alrededor de las cuatro de la tarde, en una vivienda de la calle Jesús Consuelo de la mencionada colonia Gremial.

El estudiante finado fue hijo de Alma Castorena Díaz, de 53 años, y Adrián Dávila Romero, de 42 años.

Previo al fatal accidente, el estudiante llegó al domicilio junto con uno de sus hermanos de 15 años de edad, provenientes de la escuela secundaria donde cursaban sus estudios.

Ambos se dirigieron a la planta alta de la vivienda, donde permanecieron unos instantes.

El quinceañero bajó para reunirse con sus familiares que se hallaban en la planta baja, mientras que su hermano decidió quedarse arriba.

Aprovechando que nadie lo veía, tomó un rifle calibre 22, de un solo tiro, el cual se hallaba descargado, por lo que le colocó un proyectil y comenzó a manipularlo debido a que ya tenía la firme intención de suicidarse.

El estudiante se colocó el cañón del arma en la cabeza y la accionó para acabar con su vida, por lo que cayó boca arriba sobre una cama y ahí murió.

Sus familiares escucharon el fuerte estruendo del disparo y de inmediato subieron para ver qué había sucedido, percatándose que el jovencito se había dado un tiro en la cabeza, que estaba sangrando y no reaccionaba.

Por tal motivo, rápidamente solicitaron ayuda a los servicios de emergencia y a los pocos minutos llegaron paramédicos municipales en las moto-ambulancias 8 y 12 así como paramédicos del ISSEA en la ambulancia ECO-343, que accedieron al inmueble para revisar al estudiante, pero al hacerlo confirmaron que ya había fallecido.

Poco después arribaron policías preventivos en las patrullas 0231, 0315 y 0506, así como policías viales, que cerraron una parte de la circulación de la calle Jesús Consuelo.

Posteriormente llegaron las autoridades ministeriales para realizar las primeras investigaciones del caso y con ayuda de elementos del cuerpo de Bomberos Municipales bajaron el cuerpo del adolescente para trasladarlo al Servicio Médico Forense.

Inicialmente trascendió que la muerte del adolescente había sido accidental, pero tras las investigaciones de las autoridades ministeriales se concluyó que en realidad se había suicidado, aunque no se lograron conocer los motivos que lo orillaron a darse un balazo.