SAN ANTONIO, TEPEZALA.- Ahogado en el Río San Pedro, en esta localidad, fue encontrado muerto un hombre que tenía varios días desaparecido y el cual se lanzó al agua para cruzar de una orilla a otra ya que como era alcohólico tenía delirios de persecución y alucinaba que varios sujetos querían matarlo con armas de fuego, por lo que según él quería ponerse a salvo pero solamente encontró la muerte.

El ahora occiso respondió al nombre de Jesús Flores Campos, que contaba con 30 años de edad y vivió en la calle Niños Héroes sin número de la comunidad Mar Negro, en San Antonio Tepezalá.

De acuerdo a informes obtenidos por NOTICIERO EL CIRCO, desde hacía 8 meses estuvo consumiendo bebidas embriagantes a diario, por lo que empezó a tener delirios de persecución y alucinaciones.

En varias ocasiones se salía de su casa y se escondía en una milpa a un lado de la finca, diciéndoles a sus familiares que unos sujetos lo estaban siguiendo.

El pasado jueves 17 de octubre volvió a salir del domicilio, gritando que unos sujetos lo estaban siguiendo con unas armas de fuego y querían matarlo, pero esta vez no se escondió en la milpa, sino que se dirigió corriendo hacia el Río San Pedro, ubicado cerca de su vivienda, y se lanzó al agua para cruzar nadando hacia la otra orilla.

Sin embargo, no logró su objetivo y antes de alcanzar el otro extremo se sumergió y se ahogó sin que nadie pudiera auxiliarlo.

Sus parientes lo vieron salir e ir hacia el río, por lo que al cabo de unos instantes salieron a buscarlo, pero no lo vieron debido a que el agua lo cubrió por completo.

Al ver que Jesús no volvía, sus familiares elaboraron unos carteles con su fotografía y sus datos para pegarlos en toda la comunidad a fin de que si alguien lo viera se los hiciera saber ya que se encontraba desaparecido.

El pasado lunes 21, por la mañana, una vecina salió de su casa y al caminar cerca de la orilla del Río San Pedro descubrió el cuerpo del hombre entre el agua y la maleza, por lo que enteró a los parientes de Jesús y a las autoridades a través de los servicios de emergencia.

De inmediato acudieron al lugar policías preventivos de Tepezalá y elementos del cuerpo de Bomberos Municipales, que se encargaron de rescatar el cadáver, que ya se encontraba en estado de putrefacción.

El Ministerio Público acudió al sitio para dar fe de los hechos y mientras agentes del Grupo Homicidios realizaban las investigaciones correspondientes, peritos de Servicios Periciales levantaron el cuerpo para su traslado al SEMEFO, donde se le practicó la autopsia de ley.