AGUASCALIENTES, AGS.- La explosión ocurrida en una residencia en el fraccionamiento Bosques del Prado ya se tornó trágica debido a que murió el empleado de la gasera que había resultado lesionado de gravedad tras sufrir quemaduras en el 96 por ciento de su cuerpo.

Tras el siniestro, también resultaron lastimados el dueño del domicilio y un elemento del cuerpo de Bomberos Municipales que acudió al sitio a atender la contingencia.

El fallecido fue el empleado Marco Antonio Hernández Navarro, de 29 años de edad.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado 21 de marzo, alrededor de las tres y media de la tarde, en la casa marcada con el número 226 de la calle Sierra Morena del mencionado fraccionamiento residencial.

La finca es propiedad de Mario Delgado Martín del Campo, de 48 años de edad, que fue uno de los heridos al igual que el bombero Alfredo Ugarte.

Sobre los hechos, las autoridades municipales y estatales informaron que Marco Antonio, a bordo de un camión de la empresa Gas Noel, arribó a la dirección señalada con la intención de abastecer un tanque estacionario con capacidad de 1000 litros.

Sin embargo, el joven empleado lo sobrecargó y al abrirse la válvula de alivio para retirar el excedente de gas del tanque, ocasionó una fuerte explosión ya que el piloto del boiler se encontraba encendido.

Debido a lo anterior, Marco Antonio fue envuelto en llamas así como Mario, que se encontraba a su lado.

Vecinos del lugar escucharon el fuerte estruendo y de inmediato solicitaron ayuda a los servicios de emergencia, trasladándose al sitio oficiales de las Policías Estatal y Municipal, que al arribar observaron fuego en el domicilio, por lo que decidieron ingresar y rescataron al dueño de la residencia y al empleado de la gasera, quienes estaban envueltos en llamas.

Instantes después arribaron elementos de la Coordinación Municipal de Protección Civil y del cuerpo de Bomberos Municipales en las unidades UE-15, UE-16, UE-27, UE-39 y UE-59, quienes se percataron que de la casa salía humo negro por la azotea.

Ante esto, de inmediato colocaron un cordón de seguridad y cortaron el suministro de energía eléctrica en la residencia.

Finalmente hicieron acto de presencia paramédicos del ISSEA en las ambulancias ECO-343 y ECO-420 y del Grupo de Operaciones Aéreas del helicóptero Halcón 1 de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, que comenzaron a brindarles los primeros auxilios a los dos lesionados.

De esta manera, a Marco Antonio le diagnosticaron quemaduras en el 96 por ciento de su superficie corporal, por lo que fue intubado en la vía pública y se le suministraron medicamentos para luego ser trasladado a recibir atención al Hospital General de Zona número 2 del Seguro Social ya que su vida corría peligro.

Por su parte, a Mario le diagnosticaron quemaduras de segundo grado en el 47 por ciento de su cuerpo y como su estado de salud también era grave, fue llevado al Hospital Miguel Hidalgo para su pronta atención.

Sin embargo, mientras los elementos trataban de controlar un incendio en un cubo de luz con escalera de caracol, se registró un flamazo, que alcanzó al bombero municipal Alfredo Ugarte, que sufrió quemaduras de primer grado en la región facial y tuvo que ser llevado a recibir atención al Hospital 2 del Seguro Social.

Finalmente, al cabo de varios minutos, la situación fue controlada y se dejó el lugar sin ningún otro riesgo.

Con el paso de los días, el estado de salud del empleado de la gasera se fue agravando cada vez más a causa de las graves quemaduras sufridas hasta que finalmente murió el miércoles 25 en el Hospital 2 del IMSS, por lo que su cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense.